¿Qué significa «Netflix and Chill»?

Éstas tres palabras juntas no necesariamente significan ver películas y series de Netflix.

Si usted es un padre o madre de familia y cada vez que le pregunta a su hijo/hija acerca de sus planes en casa de alguna de sus amistades y recibe por respuesta “Netflix and chill”, déjeme decirle que es posible que próximamente sea abuelo/a. Ya que éstas tres palabras en inglés no significan ver películas o series en Netflix, sino que tienen una connotación completamente sexual.

“Netflix and Chill” se utiliza para referirse al sexo casual (ya no hay respeto ni con el servicio de streaming) o usar Netflix con el pretexto de tener un acostón y ya con la pareja o amigo con beneficios, así tal cual con Netflix de fondo mientras hay toda una acción más divertida que la última película de Rambo. Ahora que ya sabes que significan éstas tres palabras, no la vayas a utilizar en momentos equivocados.

tumblr_olpbnoch7o1v99polo1_500

¿En dónde sí las puedes utilizar?

  1. Si quieres proponerle a alguien que se acueste contigo sin decirlo de manera directa.
  2. En tu perfil de Tinder si quieres ir directo al grano sobre lo que estás bucando y lo que te gusta.
  3. Cuando tu primito de 6 años te pregunte acerca de tus pasatiempos favoritos y que años después entienda el significado de tu respuesta.

¿Alguna vez has utilizado el hashtag #NetflixAndChill de manera errónea? Puedes dejar en los comentarios tu experiencia (no sexual, gracias. Demasiado tengo con 50 Sombras de Grey) y mencionar si ya sabías su significado. Mientras me iré a maratonear en Netflix, obviamente ver una serie, ¡qué mente tan sucia! jajaja.

Hater, la app de citas para encontrar el amor a través del odio

En nuestros tiempos modernos, la gente ya no solamente liga en bares, antros, Starbucks, fiestas, misas del domingo, etc., también lo hace en apps de citas y algunas de las más famosas son Tinder, Hapnn, Badoo, Jaha, Groopify, Grindr, Couple, OkCupid, entre muchas otras que van surgiendo constantemente. Lo más interesante de algunas apps es la manera en la que funcionan, en unas solamente pueden platicar cuando ambas personas hicieron match (como Tinder), en otras se utiliza la geolocalización y puedes hablar con los usuarios con los que te hayas cruzado en la calle (como Hapnn) o hay otras que son para los amantes de ciertas cosas, como el running (como Jaha). A este grupo de apps de citas, se ha añadido una nueva llamada «Hater» y así como su nombre lo dice, une a las personas que comparten el odio por ciertas cosas.

https_blueprint-api-production-s3-amazonaws-com_uploads_card_image_370172_1c97a9dd-1a97-42e0-99ca-9ee0d8fcff25

Hater fue creada por el estadounidense Brendan Alper y surgió como un chiste, hasta tomar forma cuando su fundador se dio cuenta de que el rechazo a ciertas cosas podía funcionar a la hora de querer encontrar pareja, y que uno puede ser más honesto y abierto en lo que odia en comparación con lo que ama, ya que la gente suele mentir más al respecto. Hasta el momento en Estados Unidos se ha encontrado que una de las cosas que más odian los usuarios son las elecciones presidenciales del 2016 (obvio ¿quién no?).

¿Cómo funciona la app?

_94641978_mg_hater_app_comp

Al igual que Tinder, la app necesita vincularse con Facebook para poder funcionar, pero no te preocupes, ya que la app no publicará cosas por ti. Hater utiliza GPS para mostrar personas que estén cerca de ti, permite rechazar o aceptar candidatos/as de forma anónima y puedes ver su porcentaje de compatibilidad dependiendo de lo que odian (recuerda poner que odias al América, apuesto a que ese será el mayor odio en México). Una cosa importantísima en la que han hecho énfasis los creadores (y que seguramente te preguntaste) es que no van a fomentar el racismo, el odio a las religiones o tipos de constitución física, por lo cual moderan cuidadosamente los temas para bloquear cualquier abuso.

captura-de-pantalla-2017-02-16-a-las-10-10-35

La app se encuentra disponible de manera gratuita para dispositivos iOS desde el pasado 08 de febrero y únicamente en inglés. Se espera que en los próximos meses esté disponible para Android y que más odiosos encuentren el amor.

captura-de-pantalla-2017-02-16-a-las-08-58-12

#LoveThroughHate

Las 30 reglas de oro de las Crónicas de Tinder

El año pasado, después de escuchar varias experiencias de gente que había tenido citas con personas que habían conocido en Tinder, se me ocurrió la idea de comenzar a escribirlas. En las dos entregas que hemos lanzado en Duplo, llevamos un total de 10 crónicas de Tinder (si no las han leído les recomiendo mucho que lo hagan) y cada una de las personas que me ha contado su historia, al final me comparte tres reglas de oro de acuerdo a lo que vivió. Debido al mes del amor, decidí compilar estos sabios consejos y dividirlos en 4 áreas: Antes de descargar Tinder, Antes de la Primera Cita, En la Primera Cita y Después de la Primera Cita.

Espero que les sirvan, los apliquen y si descargan Tinder y tienen una cita próximamente, les deseo mucha suerte. 😉 Si quieren compartir su cita conmigo y darme 3 reglas de oro, son bienvenidas sus historias para las próximas entregas.

Antes de descargar Tinder

Antes de la Primera Cita

  • Sé tu mismo/a. No tienes que tratar de ser alguien que no eres para impresionar a la otra persona. Los chavos con los que platiqué me contaron que varias de las chavas con las que habían salido les mentían. (Capítulo 1 Mr. Fodongo)
  • No hay que dejarse guiar por el físico. (Capítulo 3 Mr. Mazatlán)
  • Elige a alguien completamente diferente a ti. (Capítulo 9 Mr. Wine)
  • Busca a un gordito cariñosito. (Capítulo 9 Mr. Wine)
  •  Te tiene que divertir desde que escriben. (Capítulo 2 Mr. Canadiense)
  • Debes tener mente muy abierta, así como puedes encontrar un encanto, también puedes encontrar lo contrario. (Capítulo 4 Mr. Israelí y los otros misters)
  • Si quieres que se amplie tu búsqueda del amor, es básico que sepas inglés. Es como en los trabajos, es un requisito indispensable. Si es necesario hasta mostrar el puntaje del TOEFL. (Capítulo 6 Mr. Gringou)
  • Tienes que ser muy abierto/a en el sentido de las propuestas. (Capítulo 1 Mr. Fodongo)
  •  No mandes fotos desnuda donde se vea tu cara. ¡Eso está súper prohibido! (Capítulo 7 Mr. Psycho)
  • Hay que tener mucho ojo y mucha conversación con la persona. Yo le hice un gran interrogatorio en todo momento (a Agustín). Obviamente tenía que analizarlo, la verdad si hay que tomarse algo de tiempo, no puedes irte a la ligera con estas aplicaciones. (Capítulo 3 Mr. Mazatlán)
  • Pregunten siempre dónde trabajan (traten de comprobar que es así). (Capítulo 10 Mr. Saxobeat)
  • No creas nada de lo que te digan, aprende de lo que me pasó cuando reapareció. Once a psycho, always a psycho. (Capítulo 7 Mr. Psycho)
  • Si se tarda en contestar mucho tiempo un mensaje…¡mándalo a la fregada! No importa que tenga ojos verdes, sea rubio y hable inglés. Un idiota es un idiota en cualquier país. La idiotez no se queda en la aduana. (Capítulo 6 Mr. Gringou)
  • No debe pasar más de un mes desde que comenzaron a escribirse para que se conozcan en persona. (Capítulo 2 Mr. Canadiense)

En la Primera Cita

  • La primera cita debe ser para tomar un café o un drink y no debe durar más de 40 minutos. Si hay química, esta se debe dar en ese lapso de tiempo. (Capítulo 2 Mr. Canadiense)
  •  Una primera cita debe estar acompañada de un buen vino. (Capítulo 9 Mr. Wine)
  • En la primera cita es muy importante ir a algún lugar público. Puede ser en un centro comercial, un cine o un restaurante. ¡Prohibidísimo ir a un bosque! (Capítulo 5 Mr. Cafeinómano)
  • Manden siempre su ubicación a algún amigo o grupo de amigos. (Capítulo 10 Mr. Saxobeat)
  • Hay que ser nosotros mismos y decir lo que realmente pensamos. No cometan el mismo error que tuve al decir que la película me había parecido buena e interesante o tomar una cerveza de más con tal de agradarle a la otra persona. Si no le gustan no se preocupen, hay muchos peces en este mar. (Capítulo 5 Mr. Cafeinómano)
  • Protege a capa y espada tus datos personales. Las citas siempre son en lugares públicos, y si no  puedes correr en tacones, ¡evítalos! Nunca se sabe (Capítulo 4 Mr. Israelí y los otros misters)
  • Si una señora borracha viejita psicóloga te pregunta a ti y a tu date cómo se conocieron, contéstale con toda honestidad. No está de más que gente de la tercera edad se entere de Tinder, inclusive quizás la viejita que conocí llegó a descargar la app. Uno nunca sabe. (Por algo estaba emborrachándose y destruyendo mi cita). (Capítulo 6 Mr. Gringou)
  • Si te dice que es esquizofrénico huye, ni siquiera lo pienses ni le tengas lástima. Que llegue a niveles de estar internado en el Instituto Nacional de Psiquiatría es porque de plano le falta más de una tuerca en la cabeza. (Capítulo 8 Mr. Esquizofrénico)
  • Nunca dejes que los ojos azules te hipnoticen, de ser así comienza a pensar en gatitos atropellados y se te irá la idea de dejarte besar por alguien con esquizofrenia. (Capítulo 8 Mr. Esquizofrénico)
  • Tengan a la mano números de emergencia, como los de la policía. (Capítulo 10 Mr. Saxobeat)

Después de la Primera Cita

  • ¡No te enamores! Inclusive si ya te llaman amor y él vislumbra un futuro juntos viviendo en La Roma. (Capítulo 7 Mr. Psycho)
  • Si crees que es alguien que vale la pena, tómate tu tiempo para conocerlo. Es muy importante no forzar las cosas. (Capítulo 5 Mr. Cafeinómano)
  • Si en la segunda cita no tienen nada de química, es mejor que corten por lo sano y borra cualquier rastro de la persona en tu celular. (Capítulo 8 Mr. Esquizofrénico)

No se pierdan próximamente la tercera entrega de las Crónicas de Tinder.

Crónicas de Tinder. Capítulo 10 «Mr. Saxobeat»

Por @arturtavera

En agosto del 2017 se estrenará la película «Emojimovie: Express Yourself», que trata sobre los famosos emojis que utilizamos más de una vez al día en diferentes redes sociales. La exitosa app de citas, Tinder, no se quiere quedar atrás, es por eso que Warner Bros. prepara ya una cinta que llevará como nombre «Worst Tinder Date Ever», con un guión a cargo de Keith Merryman y David A. Newman, mismos que escribieron la comedia romántica del 2011 «Friends with Benefits», estelarizada por Mila Kunis y Justin Timberlake. La cinta será la historia de una mujer y un hombre de Los Angeles que se conocen en la app y que tienen momentos desastrozos en su primera cita. ¡No me la puedo perder!

Si te perdiste alguno de los capítulos anteriores de las Crónicas de Tinder, puedes leerlos aquí:

Capítulo 1 “Mr. Fodongo”Capítulo 2 “Mr. Canadiense”Capítulo 3 “Mr. Mazatlán”Capítulo 4 “Mr. Israelí y los otros misters”Capítulo 5 “Mr. Cafeinómano”Capítulo 6 “Mr. Gringou”Capítulo 7 “Mr. Psycho”Capítulo 8 “Mr. Esquizofrénico”Capítulo 9 «Mr. Wine»

 Capítulo 10 «Mr. Saxobeat»

Nombre: Rosalina Torres

Edad: 24 años

Todo comenzó un 21 de julio, mientras trataba de encontrar algún chico interesante para salir, ya que prácticamente me encuentro en medio de la nada. De pronto llegó la notificación de un Súper Like y sí, era él, un guapo muchacho de raíces cubanas e italianas. Resultó que Dylan estaría por algunas semanas cerca del rancho donde yo estoy y no dudó en hacerme plática sobre el motivo por el cual estoy aquí. Después de pasarle mi número para hablarle por whatsapp, se me hizo raro que pasaran algunos días sin que me escribiera, cuando de pronto muy enojado me escribió por Tinder diciéndome que me mensajeaba luego porque yo nunca contestaba, a lo cual yo respondí que él jamás me había mandado un mensaje a mi celular. Nos reímos al darnos cuenta que, como mi número no es del país, debía poner una clave antes. Así que después de eso no paramos de hablar por whatsapp.

Dylan dio el primer paso para salir a otro rancho que tiene más variedad de restaurantes y tiendas, a comparación de donde vivimos. Yo estaba muy emocionada pero a la vez muy preocupada pues, al no conocer muy bien a una persona en un lugar diferente al mío, con otra cultura, parece muy difícil de sobrellevar. Me di a la tarea de buscar sus redes sociales, pero no encontré nada, razón por la cual me empezaba a preocupar un poco. Como buena amiga, puse en el grupo de whatsapp, que tengo con mis amigas, que iría a una cita con Dylan y que les pasaría mi ubicación del lugar a donde fuera y su teléfono (por cualquier cosa).

Busqué ropa bonita para ponerme, ni muy provocativa pero sensual y bonita, por lo que decidí usar mi vestido favorito con zapatos de plataforma. Como no tengo automóvil en esta ciudad, Dylan se ofreció a pasar por mí a las 6 pm. en una tienda cerca de donde vivo (no quise darle mi dirección por aquello de seguridad). La hora de la verdad llegó y nos encontramos cara a cara y woooow! Resultó ser una hermosura en persona. Durante el camino platicamos sobre nosotros, qué hacíamos y nuestros orígenes; mientra decidíamos a dónde ir a comer. Las opciones eran pocas, pues no había gran variedad de lugares pero el sugirió ir a un restaurante de cortes. Estábamos ahí sentados cuando comenzamos a hablar un poco más y me confesó que pensó que yo era spam y le hice la misma confesión jajaja. Nos resultaba difícil creer que personas guapas vivían en ranchos como en los que estábamos y nos reímos a carcajadas.

Dylan resultó ser muy simpático, agradable y realmente muy interesante, conoce muchas cosas de diferentes países a los que ha viajado y eso para mí es excelente, porque así tenemos mucha plática para más citas. Ordenamos cosas muy diferentes, mientras él se comía una orden de sirloin, yo me atascaba de arroz, fajita con pimientos y cebolla, un puré de papa delicioso y un litro de limonada. Su reacción fue decirme «woow, comes mucho para ser tan pequeña de estatura» jajaja me dio pena pero más valió que conociera esa parte de mi. Me confesó que había mirado mi Instagram y se dio cuenta que tengo algo con las selfies, después me agregó a Snapchat (y desde entonces me manda fotos muy sensuales de él).

Llegó la hora de irnos y durante el trayecto a la casa, yo iba haciéndole preguntas de todo tipo, a lo cual él me apodó «Rosalina qué más», debido a que dejábamos de hablar y yo decía esa frase JAJAJA. Su cumpleaños está a unos días y me dijo que quería que saliéramos y comiéramos pastel de tres leches, ya que resultó que es nuestro postre favorito. Por supuesto que no tengo horno en la casa así que HEB o Wal-Mart (esto no es un comercial) tendrán que darme un delicioso pastel. Como buena mexicana, al llegar a mi casa le pedí que me avisara cuando estuviera en su hotel, lo cual hizo inmediatamente y continúamos platicando, me dijo que yo era una chica muy bonita y simpática, a lo que respondí que él era guapíííííísimo, carismático e interesante. Quedamos de salir la próxima semana pero antes… me confesó que su miembro (osea su pene) es grande, quizás fue el gancho para que yo aceptara una próxima cita, lo cual es obvio que pasará jaja. Gracias a ese GRAN atributo es por eso que decidí llamarlo Mr. Saxobeat.

¡Esperemos que Mr. Saxobeat no nos defraude!

 

Las 3 Reglas de Oro de Rosalina Torres

Chicos, es muy difícil confiar en alguien en estos tiempos, sobretodo si están en un país diferente al suyo, es por eso que les aconsejo lo siguiente:

1.- Pregunten siempre dónde trabajan (traten de comprobar que es así).

2.- Manden siempre su ubicación a algún amigo o grupo de amigos.

3.- Tengan a la mano números de emergencia, como los de la policía.

 

Crónicas de Tinder. Capítulo 9 «Mr. Wine»

Por @arturtavera

What are you doing tonight?

Tinder acaba de lanzar una nueva funcionalidad llamada Social, separándose de la búsqueda del amor (aunque podría darse el caso) y concentrándose en encontrar amigos para hacer planes. En esta nueva función, el usuario podrá crear un grupo de personas con las que comparta gustos similares y se le puedan ir uniendo más. Para hacer match con un grupo que esté cerca para tener alguna salida para esa noche o que tengan un plan similar, basta con deslizar el dedo a la derecha y así también podrán iniciar una conversación. #LetsHaveFun

Si te perdiste alguno de los capítulos anteriores de las Crónicas de Tinder, puedes leerlos aquí:

Capítulo 1 “Mr. Fodongo”Capítulo 2 “Mr. Canadiense”Capítulo 3 “Mr. Mazatlán”Capítulo 4 “Mr. Israelí y los otros misters”Capítulo 5 “Mr. Cafeinómano”Capítulo 6 “Mr. Gringou”Capítulo 7 “Mr. Psycho”Capítulo 8 «Mr. Esquizofrénico»

Bien, ahora comencemos con el nuevo capítulo.

Capítulo 9 «Mr. Wine»

Nombre: Mario Rivadeneira

Edad: 26 años

Antes de la cita con Mr. Wine tuve una semanas atrás con otro chico en un centro comercial, pero la verdad es que estuvo súper mal. Era la segunda vez que salíamos y uno de sus amigos estuvo con nosotros. Tanto mi cita como su amigo, estuvieron hablando acerca de otro de sus amigos. El amigo colado me veía a cada rato e inclusive salimos los tres al antro y éste intentó ponerme pedo. Yo ya estaba harto, no tenía ganas de bailar ni de nada; y mi cita sí se puso bien pedo y tuve que pedirle un uber que lo llevara a su casa (yo lo pagué). Aún nos seguimos hablando y está apenado porque me lo quiere pagar, pero me da exactamente igual.

Con Diego (Mr. Wine) todo empezó una tarde del sábado, estaba tranquilamente en la cama procrastinando, pensando en mi tercera pareja (ex-pareja, aunque no fue novio). Me sentía solitario y quería encontrar un sustituto, así que estaba en la app y le di like a un chico que físicamente no era un galán, era más bien atractivo. Me llamó la atención su currículum, dónde trabajaba y dónde había estudiado (Tec de Monterrey). Es directivo de dos empresas y me gustó que no fuera rascuacho como todos los demás que he conocido. Diego era como los que me gustan, fuertecitos y gorditos. ¡Hicimos match!

Platicamos pero en varias ocasiones no me respondía, yo notaba en su ortografía que era un persona centrada, tenía muy buena caligrafía (todos los signos). Me dio confianza, cada día le mandaba un «buenos días» y se tardaba en responder. Así iban pasando las semanas y le dije que le pasaba mi whats y un día me mandó un mensaje y se disculpó de que había estado muy ocupado por su trabajo.

Estuvimos platicando y me dijo que se quería dar el tiempo para platicar conmigo y eso me gustó. Me preguntó que si tenía planes para el fin de semana porque quería invitarme a cenar el sábado, no se pudo por su trabajo así que lo cambiamos para el lunes. Me dijo que íbamos a ir a un restaurante llamado Romea, donde servían los mejores vinos de Guadalajara. Llegué antes al lugar, que era muy lujoso y había una gran variedad de vinos (botellas de 5 mil pesos), él llegó tarde  y muy presentable con camisa y todo. Platicamos de todo, muy lindo me preguntaba qué era lo que iba a pedir. Yo pensé que íbamos a ir a cenar pero en realidad solamente era tomar. Pedí un sandwich roast beef y una naranjada, él pidió como cinco copas.

Platicamos de todo lo que hacíamos en lo laboral. Hicimos un juego de series de preguntas muy específicas y llegamos al momento de la pregunta de por qué estabamos en la app, yo le dije que mi prioridad era tener una pareja. Él dijo que quería tener una pareja, aunque no era su prioridad y que prefería mejor conocer para tener una. Si cede bien y sino no importa. Platicamos de todos los temas y le pregunté que por qué me había agregado y me dijo que yo le parecía muy lindo y me veía inocente.

Como a las 12 de la noche, ya casi cuando cerraban el lugar, él ya andaba medio tomadillo. Me dijo que me llevaba a mi casa, me abrió la puerta de la camioneta y le dije que me daba pena (pero mi cabeza me dijo “tu cállate y entra»). Ya que llegamos seguimos platicando y me agarró de la mano. Le di un abrazo y me dio un beso en la mejilla. Yo le di un beso en la mejilla y luego me dio un beso en la boca. Estuvimos besándonos un rato. Nos despedimos ahora sí, me bajé y le dije que me mandara un mensaje cuando llegara a su casa. En las escaleras recibí un mensaje y era de uno de mis roomies que me decía “creo que vi a un lindo gatito, con lenguas y todo” y me pidió que le contara todo al otro día.

Seguí platicando con Diego y quedamos en vernos el sábado de esa misma semana (23 de julio del 2016, osea este sábado que acaba de pasar). Llegó el día y salimos a desayunar a un restaurante llamado «La Chata» y después fuimos al cine a ver «El Exorcismo de Anna Waters», la cual no se las recomiendo aunque sea una buena comedia, mejor espérenla en internet. Luego fuimos a tiendas del centro comercial y me confesó que quería tener un perro cuando tuviera una casa y que quería que fuera de raza Golden. Después de estar un buen rato ahí, se ofreció a llevarme a mi casa porque se iba a ocupar.

Durante el transcurso platicamos de más cosas y al llegar a mi casa nos despedimos y me robó un beso nuevamente, me dijo que nos veríamos pronto.

 

Las 3 Reglas de Oro de Mario Rivadeneira

1.- Una primera cita debe estar acompañada de un buen vino.

2.- Elige a alguien completamente diferente a ti.

3.- Busca a un gordito cariñosito.

 

 

Crónicas de Tinder. Capítulo 6 «Mr. Gringou»

Por @arturtavera

En febrero de este año decidí publicar cinco crónicas de cinco personas diferentes que usaron la app de citas llamada Tinder. Éstas fueron muy bien recibidas por parte de nuestros lectores y ahora varios meses después, he decidido que es momento de publicar el volumen dos. Tinder es una app creada para encontrar a tu «alma gemela» o un «one-night-stand», actualmente es una de las más populares, e inclusive la mencionan en películas, series, etc.

Si no han leído el primer volumen, les recomiendo que lo hagan. Se divertirán mucho y de paso conocerán 3 reglas de oro que recomiendan las personas que compartieron conmigo sus citas.

¡Comienza el volumen 2!

CAPÍTULO 6. «MR. GRINGOU»

Nombre: Antonio Andrade

Edad: 26 años

Llevo casi un año usando Tinder y he salido con varios chicos (no con muchos, de hecho podrían contarse con los dedos de las manos). Un día estaba en la app y vi a un chavo que me llamó la atención, automáticamente deslicé mi dedo hacia la derecha para un like e hicimos match. Estuvimos platicando como 3 días, pero las conversaciones eran muy cortas, realmente no nos conociamos mucho. En el tercer día fue que decidimos que era tiempo de conocernos en persona y elegimos un lugar en el centro, específicamente en una cafetería. Adam no era de la ciudad, era de Estados Unidos y estaba solamente por tres meses para impartir clases de inglés y aprender español. Lo supe casi de inmediato cuando comenzó a escribir en la app porque conjugaba muy mal los verbos, ¡muy mal!, pero no era razón para no conocerlo. Llegó el día de la cita y yo no tenía preparado mi outfit, como era gringo y quería demostrar mis raíces, decidí por un atuendo típico con huaraches, ropa de manta y sombrero charro, ¡no es cierto! elegí un atuendo casual de pantalón y playera del mismo color.

Iba a tiempo a la cita, estaba a tan sólo unas cuadras cuando me llegó un mensaje de Adam diciéndome que él ya estaba ahí. ¿Por qué había llegado primero y tan temprano? Corrí para llegar lo más pronto posible y justo cuando me iba acercando, vi que la cita era en una cafetería enfrente de la catedral del centro, lo primero que pensé fue «me voy a ir al infierno por tener una cita gay frente a una iglesia, más aparte por haber conocido al chico por una app». Obvio este pensamiento es broma, a veces mis amigos me bromean que me voy a ir al infierno por ser gay y yo les sigo la corriente y les digo que los voy a ver también ahí. Adam estaba sentado en un banqueta y se levantó rápidamente al verme. No se había sentado en la mesa de la cafetería porque supongo que no le gustaba que lo vieran sentado solo. Nos sentamos y cada quien pidió un jugo. Estuvimos platicando sobre muchas cosas como nuestras familias, su experiencia en México, qué nos gustaba hacer, etc. Me pidió que hablaramos en inglés, al principio me daba mucha pena pero accedí. Según él hablaba muy bien inglés, le creí (aunque posiblemente lo dijo porque era la primera cita).

Nos levantamos y caminamos un rato por el centro, hasta que me dijo que tenía que regresar a trabajar para checar una traducción de la publicación de un señor. Yo no quería que se terminara la cita porque había sido muy corta y realmente no nos habíamos conocido tanto como esperaba, así que le propuse que la cita siguiera después de su trabajo. Él accedió y quedamos en vernos 3 horas después.

Llegó la hora de la parte dos de la cita y me dirigí al lugar en el que habíamos acordado que era una pulquería. Yo odio el pulque y todas esas cosas raras, pero accedí para no verme mamón malinchista. Llegué y ahí estaba afuera esperando a que llegara. Entramos al lugar, el cual era muy pequeño, y yo me quedé analizando en dónde nos podíamos sentar. Las mesas estaban ocupadas. Una por un señor que se veía que acaba de salir de trabajar y otra por un chavo que se veía que la estaba pasando muy bien. En la barra solamente había una señora y 2 bancos vacíos a su derecha. La señora me sonrió y me dijo que nos podíamos sentar al lado de ella, que no mordía (pero si mordía). Yo me senté al lado de la señora y Adam a mi derecha. La chica de la pulquería era muy agradable y nos sirvió un aguamiel a cada uno. La señora me empezó a hacer plática y me dijo que si me podía hacer una pregunta muy personal. Me quedé pensando sobre qué tipo de pregunta personal quería hacerme, pero para no quedarme con la duda accedí. La señora me preguntó que si era gay y le contesté que sí. No tenía ningún problema en señalar mi orientación sexual. Después me dijo que ella era psicóloga y que me había estado analizando desde el momento en que había entrado al lugar y que al sentarme al lado de ella y analizar todo mi lenguaje corporal lo había confirmado. Primero pensé: «pinche vieja rara peda que anda analizando a la gente nada más porque le da la gana», a esto se le unió una risa y Adam me preguntó sobre qué me había preguntado la señora. Le dije y ambos nos reímos. La señora me preguntó que si Adam hablaba español y Adam le contestó que entendía lo que estaba diciendo. La señora, de cuyo nombre no me acuerdo pero le pondré la viejita psicóloga, comenzó a hacerle plática a Adam. Primero sobre su trabajo, lo que hacía en México y ya. Adam comenzó a platicar con la chava que atendía, mientras que a mí me tocó seguirle haciendo plática a la viejita fastidiosa. Ésta me preguntó si Adam también era gay y le contesté que sí. Me preguntó que si eramos novios y le dije que no, que apenas nos habíamos conocido. Ante su interés por saber nuestra breve historia, comenzaron a surgir preguntas como: ¿cuánto tiempo llevan de conocerse? (respuesta: unas cuantas horas), ¿Cómo se conocieron? (* suena el grillito por la pregunta incómoda *).

Adam volteó a verme cuando escuchó la pregunta y yo le pregunté si podía contar la historia. Accedió y ya no hubo marcha atrás, le conté a la viejita que nos habíamos conocido en una app llamada tinder y que nos habíamos agradado y que por eso habíamos decidido conocernos en persona. El chavo que estaba sentado en la mesa estaba súper atento a mi historia que cuando lo volteé a ver automaticamente dijo que él no estaba escuchando, sí como no. La viejita me estaba comenzando a fastidiar y de hecho estaba haciendo de esta la cita más rara que hubiera tenido. Adam platicaba con la chava de la pulquería, entonces la viejita se me acercó al oído y me dijo que tuviera cuidado porque la chava me estaba robando a Adam. Me ataqué de la risa y le recalqué que Adam era gay y que no le gustaban las mujeres, pensé en una manera vulgar de decirle que le gustaba otra cosa (el camote jijijiji) pero mejor me quedé callado. Ya me estaba comenzando a fastidiar. La viejilla seguía tomando como si no hubiera mañana y yo estaba cada vez más fastidiado, Adam se dio cuenta que ya no soportaba la situación y me dijo que lo mejor era que nos fueramos. Nos despedimos de la chica y de la viejita y nos largamos de ahí. Los dos estabamos platicando sobre lo raro que había sido haber estado en ese lugar en compañía de la viejita. La chava nos había caído muy bien a los dos, de hecho nos había contado que estaba casada pero estaba enamorada de otro hombre. ¡Soltó un súper chisme del cual era difícil separarse sin saber más sobre él! Siempre hay que hacer un estudio antropológico o mínimo una entrevista tipo Paty Chapoy.

Entramos a un librería y estuvimos ahí un rato, habíamos decidido que queríamos regresar al lugar para saber más la historia de la chica, pero sin que estuviera la viejita chismosa fastidiosa peda psicóloga y no sé que otros adjetivos agregar pero: añada su adjetivo extra aquí:__________. Dimos una vuelta y asomamos nuestra cabeza en la pulquería, pero ahí seguía la viejita. Dimos otra vuelta y ¡ya no estaba! Entramos y Daniela, la chica que atendía, nos comenzó a contar la historia de su vida amorosa. Estaba casada pero estaba enamorada de otro hombre y no sabía qué hacer, si decirle a su esposo o no. Adam y yo no eramos las mejores personas para darle consejos amorosos pero dijimos lo que pensabamos. Daniela me dejó poner mi música en la pulquería, mientras Adam y yo compartiamos una cerveza artesanal (muy buena, por cierto). Después de salir de ahí, caminamos un rato hasta que decidimos cenar pozole. Esta cita se iba haciendo demasiado mexicana, primero el aguamiel, después la cerveza artesanal y para finalizar el pozole. Nos sentamos, estuvimos platicando sobre las personas con las que él había salido en Grindr (otra app, pero para sexo casual aunque jura que es de citas). Yo le conté de las citas que había tenido en Tinder. Creo que con esta plática nos convertimos más en amigos y confidentes que en algo que podría convertirse en una relación corta mientras estaba en México.

Terminamos de cenar, yo me sentía muy lleno y caminamos un rato. Llegamos a un punto en el que cada quien pudiera tomar el transporte público de su elección. Yo pedí un Uber y él se esperó hasta que llegaran por mí. En ese transcurso pasó un carro negro estilo súper héroe y los dos gritamos: ¡el batimóvil! Quizás podría pensarse que nos vimos a los ojos por haber pensado lo mismo y nos besamos, pero no, nos limitamos a reírnos a carcajadas. Nos dimos un abrazo muy fuerte y juramos que nos íbamos a volver a ver.

Jamás nos volvimos a ver. Después de la cita nos escribimos como dos días y habíamos planeado regresar a la pulquería, nuestro lugar favorito, pero él se empezó a comportar muy extraño. Se tardó casi dos días en contestarme un mensaje, en venganza me tardé dos días en contestarle. Después de dos semanas me mandó un mensaje, pero la verdad ya me daba flojerita. No había mostrado interés y hubo un mensaje en el que me dijo que había estado muy ocupado y que por eso se había tardado en contestar mi mensaje. ¿Cuánto tiempo te puede llevar en contestar un mensaje? ¡asshole!

Ya no supe nada de él, se regresaba el 03 de junio a Estados Unidos. Ni siquiera me despedí de él. No sé cómo funcione Tinder en Estados Unidos, pero si estás en territorio nacional mexicano te tienes que apegar a las reglas de las apps de citas en México. La app no me decepcionó, fue la persona. Y aunque no nos besamos ni pasó nada (sólo el abrazo de despedida) tengo muy en claro que tengo que seguir la regla de mi mejor amiga: «tengo que besar a muchos sapos», aunque implique tener citas enfrente de la catedral y sea juzgado por Dios jajajajajaajaja.

Las 3 reglas de oro en Tinder de Antonio Andrade

1.- Si quieres que se amplie tu búsqueda del amor, es básico que sepas inglés. Es como en los trabajos, es un requisito indispensable. Si es necesario hasta mostrar el puntaje del TOEFL.

2.- Si una señora borracha viejita psicóloga te pregunta a ti y a tu date como se conocieron, contéstale con toda honestidad. No está de más que gente de la tercera edad se entere de Tinder, inclusive quizás la viejita que conocí llegó a descargar la app. Uno nunca sabe. (Por algo estaba emborrachándose y destruyendo mi cita).

3.- Si se tarda en contestar mucho tiempo un mensaje…¡mándalo a la fregada! No importa que tenga ojos verdes, sea rubio y hable inglés. Un idiota es un idiota en cualquier país. La idiotez no se queda en la aduana.

15 frases de Game of Thrones para usar en Tinder ;)

Por @arturtavera y @jncarl0s

Hay dos cosas que muchas personas aman en la actualidad, la serie Game of Thrones y la app de citas llamada Tinder (quizás a esta última no tanto). Esta serie es una de nuestras favoritas y la semana pasada nos dedicamos enteramente a hablar sobre ella por el estreno de su sexta temporada (el pasado domingo). Por su parte, Tinder es una app que da mucho de que hablar y en febrero escribimos 5 crónicas y tips de diferentes personas que la han usado para tener citas y encontrar el amor. Ahora nos dimos a la tarea de mezclar dos de nuestros temas favoritos, mediante el uso de frases de la serie dentro de la app, aunque también algunas frases pueden aplicarse en la primera cita. Si tienes Tinder, ya tienes una idea de como encontrar a tu Khaleesi o Jon Snow, cualquiera que sea tu caso. 😉

tumblr_ncxxzhWv241tm81zho2_500

1.- M’athchomaroon! Hash yer chek dothrae? (Hola, ¿cómo estás?)

No hay nada mejor como empezar una conversación en Tinder con un simple hola y una pregunta cordial. El plus aquí es que al hacerlo en lengua dothraki sonarás más interesante. Quizás te imaginen con la trenza larga (como Khal Drogo) o de plano no te entiendan para nada y tengan que recurrir a Google. Hay de dos, o te bloquean por raro/a o te aplauden por tu fanatismo de Game of Thrones. Si la otra persona continúa la conversación, definitivamente están en el mismo canal (esta frase también es un buen filtro), solamente asegúrate de saber más frases dothraki o él/la despedido/a serás tú.

2.- Presentación de Khaleesi

Y yo soy Daenerys de la Tormenta, Daenerys de la Casa Targaryen, de la sangre de Aegon el Conquistador y Maegor el Cruel, y antes que ellos de la antigua Valyria. Soy la hija del dragón, y os juro que esos hombres morirán gritando.»

Las preguntas ¿Qué estudiaste? ¿A qué te dedicas? ¿De donde eres originario/a? son las más comunes al principio de una conversación, mejor ahórrate media hora de tu vida soltándolo todo al mismo tiempo. Te recomendamos hacerlo como Khaleesi e incluir de una vez todo tu currículum. No olvides mencionar información sobre tu Casa (si no sabes que nos referimos al apellido, no sé qué haces leyendo un post de GoT), la reputación de tus ancestros y también algunas certificaciones que hayas realizado, por ejemplo si liberaste a una ciudad de la esclavitud, puedes poner “rompedor / rompedora de cadenas”. Lo importante es presentarte. Aquí te dejamos un ejemplo: “Me llamo Juan Armando Contreras Martínez. Licenciado en Lenguas dothrakis. Universidad del Valle de México. Lugar del águila sobre el nopal devorando una serpiente. Cum Laude y Mención Honorífica de mi generación. Mortal de día, bloggero de noche. Habitante de las penumbras celestiales de la misericordia. Fiel seguidor de la veladora perpetua de la noche en llamas, etc”. Tu échale un rollo muy acá, tampoco pongas tanta información como dirección, número de teléfono o facebook. Se vale poner tu apodo de la primaria y por favor evita poner a tus ex, esa información es clasificada y no es una buena carta de presentación.

3.- “Winter is coming” (Se acerca el invierno)

Esta frase es la más conocida de Game of Thrones porque sus personajes no dejan de repetirla cada que pueden. La puedes emplear específicamente en una estación del año (es muy útil en noviembre), aunque con esto del cambio climático, creo que aplica para cualquier momento en que entre un frente frío o una helada al país. El tema del clima es algo de lo que siempre hablamos cuando no sabemos de qué hablar jajajajaja y es una buena manera de reiniciar una conversación, aunque quizás podrías agregar algunas palabras como: “Se acerca el invierno. ¿Qué te parece tu, yo, netflix and chilling?”. Creo que esto suena mejor, ¿no?

4.- “Valar Morghulis” (Todo Hombre Debe Morir)

A esta frase puedes añadirle “Te propongo morir junto a mí después de un largo matrimonio”. Tal vez puedas sonar bastante desesperado/a, pero si eso es algo que sientes en los primeros cinco minutos no tienes porque reprimirlo, ni sentirte avergonzado/a por ser un/a romantico/a.

5.-“The North Never Forgets” (El Norte Nunca Olvida)

Puedes añadirle “Y yo nunca me olvidaré de ti”. Esta frase puede ser utilizada al final de la conversación para denotar el nivel de compromiso y romanticismo que habita en ti, es importante hacerle saber a la otra persona que lo de ese día no fue algo fugaz, que efectivamente te conectarás de nuevo a la hora pactada (y obviamente esperas que él/ella haga lo mismo o romperá tu corazón). También se vale aplicarla al despedirse después de su primera cita, obviamente si él/ella te agradó, sino mándalo/a directo al muro del Castillo Negro de tu corazón.

6.-“The Night is Dark and Full of Terrors” (La noche es oscura y llena de horrores)

Si le estás lanzando un indirecta, en caso de que no la cache incluye la pregunta ¿ME ACOMPAÑAS? No hay nada como ir directo al grano.

7.- «Not today” (Hoy No)

Esta es la respuesta de Arya cuando su maestro de esgrima le pregunta sobre qué le dirían al Dios de la muerte. En Tinder significa sólo una cosa “Olvídalo, nunca va pasar”. Puedes usarla cuando te pregunten si quieres salir ese día, si quieres ir al cine, tomar algo, ir a bailar, etc. No existe nada más cortante que un “Hoy No”. Si la persona no entiende la indirecta, de plano es un caminante blanco sin cerebro.

8.- “You are mine. Mine, as I’m yours. And if we die, we die. All men must die, Jon Snow. But first, we’ll live.” (Eres mío. Mío como yo soy tuya. Y si morimos, morimos. Todos los hombres deben morir, Jon Snow. Pero primero viviremos)

Esta frase es como un #YOLO: si morimos, pues morimos (al final todos debemos morir como aprendimos en la frase 4). Lo importante es que en este momento estamos vivos, y tal vez si tienes suerte y administras tus super likes de manera correcta, puedas encontrar a alguien que sea tuyo/a y tú le pertenezcas.

9.-“You Know Nothing” (No Sabes Nada)

La versión en Poniente para “Yo sólo sé que no sé nada, pero tu ni eso sabes”. Utilízala si quieres llamar ignorante a la otra persona #porBurro/a. También puedes aplicarla cuando te preguntan “¿por qué tan guapo/a y tan solo/a?”. Nada de hacerse la víctima y contar tu fallida situación sentimental, mejor contesta con un simple “No sabes nada”. Zas!

10.- «Hodor» (?)

Si has visto la serie seguro conoces a Hodor, el personaje que lo único que dice es “Hodor” y de ahí no lo sacas. Si estás en una conversación y no sabes que contestar, puedes escribir “Hodor” cuantas veces sea necesario hasta que obtengas alguna respuesta o de plano hacerte el menso. También aplica para una cita con esa persona que te atrae, aunque aquí solamente podrás decir la frase una vez y huir lo más pronto posible.

11.- “Nothing is not better or worse than anything, it is just nothing” (Nada no es ni mejor o peor que cualquier cosa. Nada es solamente nada)

Al buen entendedor pocas palabras. La puedes aplicar en dos ocasiones, cuando le preguntas a alguien sobre qué está haciendo y te contesta con un simple “nada»; o cuando le preguntas a esa persona sobre qué es lo que está buscando en Tinder y responde de igual manera con un “nada”. Seriously?

Y ahora unas frases subidas de nivel (XXX, para ser exactos)

12.- “Valar Dohaeris” (Todo Hombre Debe Servir)

Éste es el típico ejemplo de las bromitas que puedes ir haciendo para romper el hielo y subirle unas rayitas más a lo hot de la conversación. Puedes agregarle “éste es tu uniforme” e incluir un emoji de bikini. Sé creativo, cualquier frase puede ser convertida en algo sucio si lo piensas con suficiente ingenio mexicano. Y si el o la susodicho/a no captó lo gracioso de la bromita, puedes invitarlo/a a ver Legalmente Rubia, quizás con eso le quede más claro.

13.- There is a beast in every man and it stirs when you put a sword in his hand” (Hay una bestia en cada hombre / mujer  que se despierta cuando pones una espada en su mano)

Creo que no hace falta mucha explicación para encontrarle el doble sentido a esta frase. Esta espada no es necesariamente el arma que todos conocemos (if you know what I mean) y la bestia pues…jijijijijji. Obvio esta frase aplica solamente con una persona con quien llevas tiempo platicando o quien solamente quieres que sea tu one night stand. ¡Los de Game of Thrones son unos loquillos!

14.- Hear me roar (Óyeme rugir)

Esta frase aplica también como bromita como la frase número 12. En esta puedes incluir un emoji de guiño. La puedes usar en la conversación o en la primera cita.

15.- The Stallion Who Mounts the World (El Semental que Monta el Mundo)

¿Quieres que yo sea el semental que monte tu mundo? o ¿Quieres ser el semental que monte mi mundo? Sí ya llegaste a este nivel significa que tu conocimiento en antiguas profecías dothraki es amplio y extenso.

«Veloz como el viento cabalga, y tras él su khalasar cubre la tierra, hombres incontables, los arakhs les brillan en las manos. Fiero como la tormenta será este príncipe. Sus enemigos temblarán ante él, las esposas de los que se le enfrenten llorarán lágrimas de sangre y se desgarrarán las carnes. Las campanas de su pelo anunciarán su llegada, y los hombres de leche en las tiendas de piedra temerán su nombre [..] El príncipe cabalga, y será el semental que montará el mundo»

…¿Pensabas que era algo sucio? ¡No todos somos así!

DUPLO 300

En sexta temporada que terminó hace casi un mes, hubieron muchas frases muy buenas, sin embargo, una de ellas que se puede utilizar en Tinder es la que le dijo Lady Olenna Tyrell a Cersei en el episodio 7 titulado «The Broken Man».

«I wonder if you’re the worst person I’ve ever met» (Me pregunto si eres la peor persona que he conocido)

Esta frase se puede utilizar cuando en la conversación dentro de la app o en la conversación cara a cara te das cuenta que la persona no es quien pensabas que era y detectaste algo que no te gustó. Entonces si quieres verte como muy #BitchModeOn, no hay nada mejor que ser directos y decirle en su cara que es la peor persona que has conocido, seguramente lo/la dejarás en shock y ya no te hable nunca más, pero por lo menos ya sabe que no es una persona tan agradable y trate de cambiar, aunque lo dudo. La persona tiene que caernos bien para que ocupe el trono de hierro de nuestro corazón (que seguramente ya está medio oxidado).


Esperamos que esta colección de frases* te sea de utilidad y dejes de ser el «Ser Jorah» rechazado, para convertirte en el «Daario Naharis» que siempre hubo en tu interior o consigas un historial tipo «Margaery Tyrell», lo que tratamos de decir, es que ojalá te sirvan en tus citas ¡Mucha suerte!

*Uso meramente recreativo, no nos hacemos responsables por las consecuencias y efectos secundarios.

Verona, el nuevo Tinder que busca la paz

Por Artur.

¿Quién no ha escuchado hablar de la app de citas llamada Tinder? Hasta en las películas, series y videos musicales aparece o la mencionan, incluso yo escribí crónicas de tinder para el mes de febrero (para celebrar el amor y tristemente el desamor). Hace un mes fue lanzada una nueva app llamada Verona, que funciona de la misma manera que Tinder, pero la diferencia es que tiene otro objetivo aparte de unir a las personas de manera amorosa o física.

Verona es una app que nació de la expresión de que «los opuestos se atraen» y  busca la paz entre las personas que pertenecen a grupos que no se llevan muy bien, como los republicanos y demócratas, o los israelíes y palestinos. La app funciona de la siguiente manera: al momento de abrirla debes elegir a qué grupo perteneces (israelíes/palestinos, republicanos/demócratas, seguidores de Bernie/seguidores de Hillary, y seguidores de Trump/Latinoamericanos); después te serán presentados los perfiles del grupo opuesto al tuyo, supongamos que eres de los demócratas, entonces te aparecerán los perfiles de personas republicanas. Al igual que tinder, para hacer match con una persona debes deslizar el dedo hacia la derecha si te gusta o interesa y sino entonces hacia la izquierda para descartarlo/a. Si ambos se han dado like, it’s a match! y pueden inicar una conversación.

Quizás para México los grupos sean Americanistas/Cruzazulinos, Priistas/Perredistas, Blim/Netflix, son sólo algunas ideas, pero todo puede pasar en este país. La idea de esta app es muy buena y más que para encontrar el amor (lo cual veo muy complicado) es para crear tolerancia y buscar amistad con otras personas que comparten una ideología diferente a la nuestra. ¡Ha llegado el momento de romper las barreras y ser más humanos!

Para más información puedes entrar a la página oficial aquí.

“World peace, one swipe at a time.”

Verona

Crónicas de Tinder. Capítulo 5 «Mr. Cafeinómano»

Por Artur.

Para ejecutar un Super Like, se debe pulsar el ícono de estrella azul o deslizar el dedo hacia arriba en el perfil de la persona que nos guste. Esta persona recibirá una notificación de que le han dado Super Like y en ella dependera si la historia debe continuar al darle Like o un No para que la historia nunca suceda.

Por si te perdiste alguno de los capítulos anteriores:

Introducción y Capítulo 1 «Mr. Fodongo»

Capítulo 2 «Mr. Canadiense»

Capítulo 3 «Mr. Mazatlán»

Capítulo 4 «Mr. Israelí y los otros misters»

 

Capítulo 5. «Mr. Cafeinómano»

Nombre: Octavio

Edad: 26 años

Descubrí Tinder porque mi mejor amiga comenzó a utilizarlo casi cuando acababa de ser lanzado, creo que fue como en el 2013. Ella me contaba de sus historias y de cómo le había ido con los chicos, cabe aclarar que no salió con muchos. Tiempo después vi que la app era promocionada en un video musical y yo como buen soltero del siglo XXI pensé «¿Por qué no?». Entonces bajé la app y me di cuenta que había demasiadas personas en ella. Me sorprendió ver de todo, desde señores muy grandes hasta chavos de prepa. Así que mejor seleccioné mi rango de edad para que tampoco me salieran especímenes prehistóricos ni tampoco chavos muy chicos, no me gusta ser asaltacunas.

Hice match con un chico llamado Mateo, era muy divertido platicar con él. Decidimos conocernos en persona y tener nuestra primera cita, la cual fue un martes por la noche. Quedé de verlo en un centro comercial y ahí íbamos a decidir qué hacer. Yo llegué un poco tarde por el tráfico que había y él llegó puntual (o eso me hizo creer). Nos metimos al cine a ver una película súper aburrida y al salir fuimos a cenar. La cita iba muy bien hasta que surgió una propuesta indecorosa de su parte y yo le tuve que decir que no. No hubo más citas después de esta por lo incómodo de la situación. Un amigo mío también estaba usando la app y le había ido tan mal como a mí que juntos decidimos hacer una apuesta y no usar Tinder durante 40 días (algo así como cuarentena). Lástima que mi amigo se desesperó y la utilizó antes de tiempo, yo en cambió si duré los 40 días.

Al volver a usar la app vi que había una nueva función llamada Súper Like, en la que si una persona te gusta demasiado marcas la estrella azul y esta recibe una notificación de que ha recibido un Súper Like. Fue en noviembre cuando recibí mi primer Súper Like por parte de un chavo llamado Isaías. Leí en su descripción que le gustaba caminar, el cine, leer y nadar (muy afín a mi), vi sus fotos y me pareció muy guapo y que era buena onda, por consecuente decidí darle like para que pudieramos iniciar la conversación. A los pocos segundos recibí un mensaje de él y comenzamos a platicar. Hablamos de muchas cosas como cine, ejercicio, nuestras profesiones, hasta que llegamos a la típica pregunta de las apps de citas, «¿qué es lo que estás buscando?». Yo contesté con la verdad, estaba buscando tener citas y conocer gente, no estaba buscando nada de fajes ni encuentros casuales. Su respuesta fue similar, él dijo estar en sintonía conmigo y prefería tener una buena y honesta charla e ir conociendo. Después de algunos días de platicar (dos para ser exactos) me dijo que si pasabamos a segunda base. Lo primero que pensé fue «ya quiere una dick pic, tan típico. Tan bien que iba el muchacho», pero no, no quería eso. Me dijo que si nos pasabamos nuestro whatsapp para platicar sin tener que estar en la app. Después de una milésima de segundo de pensarlo accedí y le pasé mi número. Esa misma noche me dijo que si íbamos al cine y yo acepté.

La cita llegó, era un sábado por la tarde y yo no sabía que ponerme. Comencé a buscar en el clóset (del cual salí hace mucho tiempo) y me encontré con la camisa que había usado en mi cita con Mateo, obviamente quedó descartada, no quería que la historia se fuera a repetir. Llegué al lugar del encuentro que era el cineforo y él aún no había llegado. Tengo que admitir que estaba muy nervioso porque habían pasado seis meses de mi última cita. Estaba sentado en la entrada del lugar cuando de repente me mandó un mensaje de que estaba a punto de llegar. Un minuto después llegó y por fin nos vimos cara a cara. Era muy blanco y llevaba lentes, nos saludamos con un apretón de manos y nos metimos al cine porque la función estaba a punto de empezar. Había un silencio muy incómodo entre los dos y creo que demasiado nerviosismo. La película empezó y no hubo ruido alguno o comentario por parte de los dos. Al salir de la sala me preguntó sobre qué me había parecido la película, como él la había escogido tuve que mentir y decir que me había parecido interesante y que estaba buena (no quería que me odiara en la primera cita). Él contestó que le había parecido muy mala, a lo cual decidí ser sincero y decir que opinaba lo mismo.

Salimos y me acompañó por mi coche que estaba en el estacionamiento. En el transcurso íbamos platicando un poco más y rompiendo ese hielo que existía. Me di cuenta que era delgado y más alto que yo, quizás unos 10 centimetros. Al llegar al estacionamiento se ofreció a pagarlo, yo le dije que no tenía que molestarse. Nos subimos al coche y estabamos decidiendo qué cenar. Él sugirió que fueramos a una calle llamada Chapultepec donde hay muchos restaurantes, lo cual me pareció buena idea. Platicamos un buen rato porque había tráfico en Chapu. Ese día había un concierto gratuito de una estación de radio, así que había un mar de gente y de alcohol. Me estacioné cerca de Chapu y me dijo que si podíamos pasar a la librería Gandhi. Fuimos a Gandhi y estuvimos un rato. Él propuso ir a cenar a unas pizzas estilo Chicago y a mi me pareció buena idea porque me estaba muriendo de hambre.

Llegamos a las pizzas y seguimos platicando. Yo le conté de las citas que había tenido (lo cual ahora que lo pienso creo que no fue buena idea) y él contó un poco acerca de su ex-novio. Llevaba ya casi un año y medio soltero. Cada quien se tomó una cerveza y cuando llegaron las pizzas yo pedí otra cerveza más, le pregunté que si iba a pedir otra y me dijo que casi no tomaba alcohol, yo tampoco tomo tanto alcohol (de hecho nada) ¡pero pedí otra porque pensé que él iba a pedir una más! Me paré para ir al baño y me di cuenta que algo no estaba bien, estaba muy mareado y solamente me había tomado dos cervezas. Regresé a la mesa e Isaías confesó que era un adicto al café, es su bebida favorita y se considera un cafeinómano. Terminamos de cenar y decidimos dar una vuelta caminando en Chapu para ver qué onda con el concierto.

Cuando íbamos caminando confesó que no le gustaban mucho las multitudes, cosa que a mi tampoco me gusta cuando me siento aplastado y que no puedo mover ninguna extremidad. Llegamos a uno de los escenarios y estaba el grupo mexicano Kinky. Caminamos hacia el otro extremo de Chapu para ver al otro artista que estaba tocando y era un grupo tipo Guns and Roses pero versión mexicana, y más Roses que Guns (no recuerdo su nombre). Ya era casi media noche e Isaías se acercó hacia mi para decirme que se tenía que ir porque tenía que avanzar en algo de un proyecto (es arquitecto). Le dije que estaba bien, al fin y al cabo el efecto del alcohol ya había pasado y me podía sostener con las dos piernas. Me preguntó si quería que me acompañara al coche y le dije que si, porque la verdad estaba medio oscuro y había mucha gente alcoholizada por el concierto. Llegamos al coche, nos despedimos y me dijo: «me la pasé muy bien, hay que salir después, estamos en contacto y me avisas cuando llegues a tu casa».  Yo ya había escuchado antes estas mismas palabras en una cita que había tenido con un chavo y que después se desapareció (o sea ghosting), parecían sacadas de un guión que ya estaba predestinado para las citas que no funcionaron y por lo visto esta había sido una para él. No por mi parte porque si me había divertido, pero quizás Isaías no lo había visto igual. Se dio la vuelta y se fue. Yo me me metí al coche y me fui a mi casa. Al llegar a mi casa decidí mandarle un mensaje de que ya había llegado y estuvimos platicando un rato.

Desde noviembre hasta la fecha sigo saliendo con Isaías y nos la pasamos muy bien juntos. Es muy divertido y ya platicamos más. Es dos años mayor que yo y aunque no somos nada, creo que somos más amigos pero el tiempo lo dirá. Los dos estamos dejando que esto (sea lo que sea) tome su tiempo. Es algo serio, pero dicen que por la mirada conoces a las personas y a mi me gusta su mirada. 😉

Las 3 reglas de oro de octavio en Tinder

1.- Hay que ser nosotros mismos y decir lo que realmente pensamos. No cometan el mismo error que tuve al decir que la película me había parecido buena e interesante o tomar una cerveza de más con tal de agradarle a la otra persona. Si no le gustan no se preocupen, hay muchos peces en este mar.

2.- Si crees que es alguien que vale la pena, tómate tu tiempo para concerlo. Es muy importante no forzar las cosas.

3.- En la primera cita es muy importante ir a algún lugar público. Puede ser en un centro comercial, un cine o un restaurante. ¡Prohibidísimo ir a un bosque!

 

Esperamos que hayan sido de su agrado las Crónicas de Tinder. Es muy probable que recopilemos más historias para el blog. De ser así, les haremos saber. ¡Muchas gracias por leernos y que viva el amor en el siglo XXI! ❤ ❤ ❤

Artur

 

 

Crónicas de Tinder. Capítulo 4 «Mr. Israelí y los otros misters»

Por Artur.

Según datos de la empresa a nivel global, el 85% de los usuarios tienen entre 18 y 34 años. El 48% son mujeres y el 52% hombres. Pese a que los adolescentes forman el grueso de los usuarios, una encuesta que realizó la red social indica que el 80% de las personas que la usan están buscando algo más que un encuentro casual.

El Día, 2016

Por si te perdiste alguno de los capítulos anteriores:

Introducción y Capítulo 1 «Mr. Fodongo»

Capítulo 2 «Mr. Canadiense»

Capítulo 3 «Mr. Mazatlán»

 

Capítulo 4. «Mr. Israelí y los otros misters»

Nombre: Fernanda Pérez

Edad: 29 años

Mi nombre es Fer y soy adicta a Tinder. Esta historia comienza un día no muy lejano del 2015, septiembre para ser exactos, cuando un amigo insistió en que debía descargar la app, ya que él usaba la versión gay “Grindr” con bastante éxito, a lo cual sin necesidad de que insistiera demasiado, accedí, descargué la app, me registré y la aventura comenzó.

Confieso que los primeros match que hice fueron hombres a quienes él eligió y poco a poco sumaba hombres con quienes platicaba, algo muy inocente, debido a que personalmente me da un poco de miedo, sabiendo la cantidad de locos, enfermos, y/o en su defecto desconocidos, a los que literalmente les brindas acceso e información de tu vida, pues no es cualquier cosa…aquella primera vez que recién comenzaba en la app, llegué a conseguir cerca de 80 match, así que también es un buen estimulante al ego, aclaro que no con todos hablé y obviamente tampoco los conocí.

Uno de los primeros hombres que yo no elegí, pero con el cual hice match fue Poncho, platicamos aproximadamente durante 2 semanas, día y noche, de cosas cotidianas, de la familia, los amigos, los gustos, su trabajo, las demás citas tinder, (y les tengo que decir que en su repertorio cuenta con cada personaje…¡bárbaro! jaja) y así, lo típico, debo resaltar que para ese entonces nuestra comunicación ya se daba mediante whatsapp, y les confieso que su voz es maravillosa, de esas que derriten a una. Total que un tiempo después (y yo enamorada de mis mensajes de audio), accedí a conocerlo en un café interactivo (de esos que tienen jueguitos de mesa) en una nueva y pequeña plaza al sur de la ciudad.

Dado que por fortuna también coincidíamos en rumbos, llegué 10 minutos antes, me compré un helado para hacer amena mi espera, además de disimular mis nervios, subí las escaleras y lo esperé afuera del café donde nos citamos. Moría de nervios, esta era –LA CITA- ¡hacía cuatro años que no tenía una! Cinco meses antes había roto mi compromiso, era el primer hombre después de tanto tiempo y tantas cosas, así que al momento que lo vi subir las escaleras eléctricas de la plaza, mi corazón se detuvo, mi escáner se activó, el hombre era muy de mi tamaño, ¡y miren que no soy una top! Mi 1.60 mts. me hace feliz. Era un poco calvo (o de frente muy amplia) pese a sus 30 años, bien vestido, olía delicioso, traía cara de desvelo por así decirlo, lentes de Sol, que al quitárselos hacían resplandecer unos ojos entre miel y verdes que hicieron temblar mis piernas, hoy que lo pienso…seguro tiene ese movimiento muy bien ensayado. Me saludó con un beso en la mejilla y un abrazo, como si nos conociéramos de toda la vida, (confieso que vía whatsapp nos llevábamos perfecto, incluso ya me marcaba para saber cómo estaba, qué tal mi día..etc.).

Salimos de la plaza sin rumbo, dado que yo aún no me terminaba mi helado, regresamos y nos metimos al famoso café interactivo “El 8”, pedí una malteada y él un café, y nos dispusimos a jugar jenga. Las horas pasaron, más rápido de lo que imaginé, platicamos, reímos, jugamos. -¡Si gano te beso!- exclamó, -¡si gano no lo haces!- exclamé. Y en efecto, soy de las mejores jugadoras de jenga en el mundo. Sus intentos por besarme siguieron, salimos del lugar, me llevó a mi casa y ahí la noche terminó, sana y salva. La comunicación siguió, las salidas también y de pronto ya nos encontrábamos en medio de algo, que nunca supe definir, puesto que al pasar de los meses se fue complicando, su trabajo lo absorbe gran parte de la semana, si no es que toda la semana, y el tiempo que dedicaba a compartir conmigo era contado, lo cual para mí en aquel momento de mi vida donde personalmente me encontraba demasiado frágil, no funcionaba y la historia terminó, un corto tiempo muy intenso. Yo quería más, él no podía ofrecerlo, dijimos adiós, que hoy sé fue un hasta luego, dado que la comunicación sigue, no somos los mejores amigos, pero el tiempo dirá. Mientras esta historia duró, me olvidé de tinder por completo. Sólo había intercambiado números como con tres niños más, y con los cuales no pasaba nada, más que un saludo de vez en cuando y ya.

Recuerdo vagamente que cuando me encontraba en la historia anterior, un chico extranjero llamado Elian comenzó a buscarme, en ese momento fue algo demasiado X, no di muestra alguna de interés, así que sólo platicábamos lo básico, de vez en cuando nos saludábamos, pero nada más. Así que cuando todo terminó con Poncho, volví a tinder y me animé a salir con varios chicos con los que platicaba, siempre a lugares públicos y por lo regular a algún café. Conocí a un chileno llamado Lalo, que hablaba hasta por los codos, su vida era básicamente trabajo y fiesta a morir. Con Pablo, la cita fue en el centro de Coyoacán a las 4pm, esperé hasta las 4:30 y me fui, me llamó 4:50 preguntando si ya me había ido… breve historia.

Después conocí a Santiago, un español muy encantador y muy intenso que al día siguiente regresaba a España, y con el cual mientras tomábamos café planeamos los nombres de nuestros 3 hijos y como sería nuestro hogar. Se vale soñar a veces también, aún platicamos de vez en cuando.

Diego es un chico apasionado del cine y la música, que al día de hoy conservo y con el cual me llevo muy bien, sólo en plan de amigos. Nos vemos regularmente, me presta pelis y yo a él libros, se divorció hace dos años, tiene una hija y viaja mucho, un hombre centrado y buena persona.

Un buen día por fín conocí a Danny, la cita fue en La Roma. Llegué un poco tarde, lo vi y no lo creí, imaginen que un hombre de 1.90 aproximadamente, chamarra de cuero, ojos miel, barba castaña, facciones perfectas, sonrisa de ensueño, se levanta, las saluda y las abraza. Una es fuerte…¡pero así no se puede! Lo defino como el hombre más guapo que he visto en mi vida (es israelí) que aunque la comunicación ha sido un tanto limitante, no ha sido problema, sencillo, con carisma, con mil historias por contar.

Recuerdo que le pregunté sobre qué buscaba en tinder, a lo que respondió que una relación, me contó que llevaba aproximadamente 5 citas tinder y que ninguna le había parecido adecuada, él dijo que le habían tocado puras locas, yo imaginé loquera mental, pero me sacó de mi error diciendo que casi todas sólo buscaban llevarlo a la cama, y hasta cierto punto lo entiendo, ¡el tipo es un encanto!, pero dije: ¡¡¿¿queeeee???!!…pobre. Ellos también sufren de eso jajaja total que después de varias citas sin que nada pasara, sólo café y charlas, me invitó a ver una peli a su casa y obviamente acepté. En efecto, les recomiendo ampliamente un israelí en sus vidas, porque lo de ahí abajo como lo de arriba tampoco lo había visto en mi vida, lo recuerdo y sonrío de nuevo.

El caso es que con Danny la historia sigue, muy incierta, pero lo he disfrutado bastante y esta vez consciente estoy de que dure o no, es por mucho el hombre que más me ha gustado en la vida. Tiene sus detalles muy de medio oriente, pero nada que no pueda soportar, aún no termino de descifrarlo, viaja con frecuencia a varios estados del país, por lo que a veces resulta complicado coordinarnos, no comprendo muchas ideas en cuanto a su religión y educación, platicamos durante horas, regularmente toma su guitarra y cantamos, vemos series de tv, pelis, muy de amigos, compañeros, aún lo veo y me derrito, pero supongo se me pasará. No puedo definir que somos, y hoy por hoy no me importa, que dure lo que tenga que durar, ha sido por mucho lo que necesitaba en este momento exacto, así, simple, sin complicaciones, sin exigencias, puede sonar como sólo para pasar el rato…y tal vez, para pasar un muy ameno rato.

Justo el día de ayer salí con un chico que había insistido bastante, su nombre es Román, llegó tarde, desaliñado, como enojado o frustrado o nervioso, ¡qué se yo! Imaginen, despeinado, su cabello todo como grasoso, su tono de voz cero le ayuda. Habla como con hueva de esa que se contagia, yo soy nada paciente con esos detalles. Pidió cerveza tras cerveza, y su cara lo delataba, poco a poco veía como comenzaba a tambalearse, caballerosamente me cedió la oportunidad de pagar (…..) y no es que yo nunca pague, de hecho estoy muy a favor de ello, pero no cuando el mono se avienta casi la cubeta de cervezas y unas papas a la francesa y no hace siquiera el intento de pagar. Debút y despedida ¡no soporto a los mantenidos y fodongos!

Por lo pronto he cerrado tinder oficialmente, llega el punto donde me aburre la misma conversación una y otra vez, no dudo que caiga en sus redes otra vez, porque me resulta adictivo. Creo que ya experimenté suficiente la app, me la he pasado bien, las historias que me deja son buenas y malas, recomiendo la app, ¡sé que se llevarán sorpresas!, desde que quizás encuentren a su otra mitad, como a su compañerito de la primaria, sus vecinos, amigos, conocidos, a sus respectivos novios (que espero no), pero segura estoy que muchos somos sumamente débiles a esta app.

 

Las 3 reglas de oro en Tinder de Fernanda Pérez

1.- Es muy poco probable que encuentres el amor en Tinder. En caso de que lo hagas, eres una excepción, así que siempre ten bien planteado este punto.

2.- Debes tener mente muy abierta, así como puedes encontrar un encanto, también puedes encontrar lo contrario.

3.- Protege a capa y espada tus datos personales. Las citas siempre son en lugares públicos, y si no  puedes correr en tacones, ¡evítalos! Nunca se sabe 😉

Y como un consejo extra, siempre sean ustedes mismas, he escuchado bastantes historias en las que ellos se quejan de que la niña cero se parecía a su foto de perfil o resultó ser todo lo contrario a lo que relataba. Algunas sólo buscan dinero y/o sexo, nada como plantear desde el principio que buscan y cómo son.

 

A %d blogueros les gusta esto: