Vivir sin generar basura, ¿es posible?

@jncarl0s

Para mi no lo fue. Hace mucho tiempo lo intenté y fracasé. No obstante, ésta entrada es de algo nuevo.

Hoy ya no quiero saber si es posible vivir sin generar basura. Quiero ser un habitante del planeta tierra que se esfuerza por actuar con responsabilidad y crecer su conciencia. Lo que me motiva sigue siendo lo mismo: el deseo muy personal de alinear mi vida con lo que creo correcto y proteger las cosas que amo.

Así que aquí estoy otra vez y, si llegaste hasta esta línea, aquí estás tú también. Te invito a seguirme nuevamente en este proyecto, espero que encuentres algo útil o inspirador, tal vez hasta podamos hacerlo juntos.

Una vez por semana estaré documentando esta experiencia.

Próximamente

“Mi basura en un día normal”.

Vivir sin generar basura (Parte III)

Por Charli.

¡Me da gusto verlos de nuevo! Como el titulo señala, este artículo es una tercera parte. Te invito a leer la introducción aquí o la segunda parte acá. Una vez por semana estoy documentando esta experiencia. Tal vez la encuentren útil o inspiradora. ¡Un abrazo fuerte!

El día

El martes pasado desperté y pensé “este es el día”. Con esas palabras en la mente, comencé mi rutina normalmente: tomé un vaso de agua, puse música, leí en el retrete, me lave las manos, me cepille los dientes, utilicé enjuague bucal… Tuve un momento de preocupación, pero aún no era día de esa habitación. Revisé mi mails, escribí un poco. Me dio hambre.

Un desayuno

Siempre me he jactado de mi habilidad para preparar algo rico utilizando únicamente los ingredientes que tengo en la cocina. No es que ande alardeándolo por ahí, es algo de lo que estoy orgulloso en la privacidad de mi mente (es como un reto de creatividad contra mí mismo). Pensé que esa habilidad secreta me ayudaría, entre a la cocina, revisé las alacenas, abrí el refrigerador; y obviamente no pude desayunar nada. Aunque no pienso ser totalmente estricto los primeros días, no es tan sencillo como pensé. El reto no ha hecho más que motivarme, tampoco es casualidad que haya comenzado un martes, ¡los martes son de tianguis de verduras! Cavilé que lo mejor sería desayunar con lo que trajera de allá.

Preparé unas bolsas ecológicas que habíamos comprado hace mucho en el súper y caminé al tianguis. La verdad no tenía un plan. Decidí comprar muchas cosas y combinarlas como mejor me pareciera, tengo la ventaja de que la mayoría de las verduras me encantan.

Cada que compraba algo simplemente pedía que por favor no me lo pusieran en bolsa plástica (les pasaba las que yo había llevado). Los vendedores como que se sacaban de onda por un segundo, pero se recuperaban al instante; dominando por completo el arte de complacer al cliente con lo que pida, ni siquiera note nada extraño. No sé qué pensaba… ¿Qué se iban a negar? ¿Qué se iban a vengar y ponerme todo en doble bolsa? … todo fue tan natural la mayoría de las veces que hasta pensé que se los piden mucho. Bueno, también hubo un mercader que me insistió por la bolsa preocupado por la seguridad de mi cilantro; y una señora sorprendía, que me felicito por lo que hacía.

Como el tianguis está muy cerca resolví dar dos vueltas porque las bolsas eran pequeñas y se pusieron pesadas. Terminé cansado y hambriento ¡Y muy sorprendido de lo fácil que había sido conseguir alimentos libres de basura! Segundos después, una vez más mi creatividad me traiciono y terminé desayunando un montón de mandarinas. Like a lot.

Una comida

La comida sí que la había planeado. ¡Mi primer comida tenía que ser aguacate! Porque lo amo y, según yo, como celebración de iniciar a vivir el proyecto y como símbolo de que comeré muchas cosas naturales exquisitas. Ese día preparé aguacates rellenos de pimientos, tomates cherry, cebolla y cilantro; con una vinagreta de aceite de oliva, pimienta, paprika y ajo, ¡Súper delicioso! Les dejo el link de donde saqué la receta aquí.

Al principio comencé a comer mi comida de celebración con el tenedor, pero a quien engañamos el aguacate no es lo mismo sin totopos. Lo que me lleva a la siguiente aclaración: por lo pronto estoy utilizando la sal, el aceite y  las especias que ya tengo en mi casa (pues considero ilógico comprar de nuevo ese tipo de artículos). También quiero contarles que, por ahora, tampoco dejaré las tortillas ¡Soy mexicano por piedad! Sin embargo, las estoy aprovechando para preparar a partir de ellas totopos o tostadas en el horno evitando así comprar eso empaquetado. Fuera de eso, nada está permitido.

Una cena

Al final cené más mandarinas, mucha jícama y un montón de zanahoria cruda.

Vivir sin generar basura (Parte II)

Por Charli.

Con el objetivo muy personal de alinear mi vida con lo que creo correcto y proteger las cosas que amo he resuelto emprender este experimento.

Si deseas leer la introducción de este proyecto puedes hacerlo aquí: Vivir sin generar basura (Parte I)

Plan amigable para no complicarme la existencia y terminar sucumbiendo

Bueno sin más preámbulos les cuento el plan, así entenderán mi visión y el porqué de las acciones que realizo en mi búsqueda de no generar basura.

He decidido abordar este proyecto en 3 etapas. Cada que haya cumplido los objetivos de una fase y me sienta preparado pasaré a la siguiente.

0. Eliminar la maldita basura fácil: Realmente ésta no es una etapa, es más bien algo que debería hacer siempre. Hay cosas que contaminan mucho y que son difíciles de sacar de nuestras vidas de buenas a primeras, pero también hay cosas que contaminan mucho y que en verdad no necesitamos, o que son muy obvias de remplazar, por ejemplo popotes ¿no creen que obviamente debería dejar de utilizarlos? ¡Puedo beber perfectamente sin ellos! O las bolsas plásticas en el súper ¡Tan fácil como llevar las mías! Son estos artículos a los que me refiero con eliminar lo más pronto posible de mi vida. Su principal característica es que puede ser muy fácil de prescindir de ellos representando un impacto positivo muy poderoso.

1. Los preparativos: Establecer estrategias y definir objetivos. Primero quiero investigar un poco y seguir el ejemplo de personas más habituadas a este estilo de vida. Quiero saber qué prácticas tienen, cuáles son sus consejos. También es en este paso en el que me proveo del equipo necesario básico como una bolsa reutilizable de algodón o algunos tarros de vidrio.

2. La cocina: Comparando remplazar la comida contra artículos de higiene personal, considero más fácil lo primero. Así que he decidido empezar por ahí. Creo que no es tan complicado comer algo que no genere basura, solamente hay que ser creativo, por ejemplo, si quiero comer frijoles en lugar de hacerlo como normalmente lo haría (comprando un paquete en la tienda) puedo comprar a granel en el tianguis los martes. Sé que hay algunos ingredientes complicados de sustituir, pero sospecho que se come más rico y saludable de esta manera. Pienso que este paso es efectivamente una buena prueba y un empuje positivo para lograr llegar a la meta final.

3. Perfeccionamiento osado: Me imagino esta fase como un modo de vida en el que se prospera en los hábitos de Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Compostar. También planeo aprender a fabricar algunas cosas como jabón, pasta de dientes o desodorante casero, pero eso todavía es muy avanzado para mí.

Puedes seguirme en este proyecto, una vez por semana estaré documentado esta experiencia. ¡También me encantaría leer sus comentarios! Un abrazo.

popote

A %d blogueros les gusta esto: