¿Quiénes son la Generación Alfa?

La generación Alfa es la primera nativa 100% digital.

En tiempos recientes, ya es muy común ver a un niño o niña de 6 años con una tablet o celular en la mano y es muy sorprendente ver que lo manejan a la perfección para poner Netflix, YouTube y hasta Spotify (ponen reggaetón). Quizás al verlos pensamos como nuestros papás cuando nos vieron prender la computadora y decían que teníamos incluido un chip porque parecíamos unos expertos a los 10 años de edad, pues estos niños parecen tener incluidos un nanochip, wifi, un software de alta tecnología y demás.

A veces hasta cuando son muy bebés y están llorando, los papás en lugar de arrullarlos o darles un chupón, les dan su celular y por arte de magia se callan, lo sé porque he visto gente hacerlo.  Los acontecimientos históricos, al igual que los cambios tecnológicos, económicos y sociales, definen la manera en la que las generaciones ven el mundo. A mi generación, que es la de los Millennials, nos tocó el proceso de la digitalización; en cambio la generación subsecuente, los Centennials, tienen una estrecha relación con la tecnología y no conciben el mundo sin el internet. Después de ellos sigue la Generación Alfa, conocidos por ser los nativos digitales que nacieron a partir del 2010 y que en su gran mayoría son los hijos de los Millennials, o sea son los hijos de tus compañeros de la universidad que nacieron en un entorno dominado por la tecnología, las redes sociales, los influencers y una infinidad de dispositivos electrónicos.

HERO_gen-alpha

La Generación Alfa es denominada de esta manera porque su antecesora, la Z o Centennial, fue quien utilizó la última letra del alfabeto latino y se optó ahora por utilizar el abecedario griego, también para señalar el inicio de una nueva generación enteramente del siglo XXI. El investigador social Mark McCrindle, quien acuñó el término «Generation Alpha», estima que cada semana nacen 2.5 millones de alfas y se espera que para el 2025, año en el que nacerán los últimos, serán más de 2 mil millones en el mundo.

Boy using virtual goggles

Gracias a que los alfas son muy buenos en el uso de la tecnología porque es algo muy normal para ellos, son gente que al crecer será más productiva, autosuficiente, emprendedora y que estará en constante cambio. Se dice que también será la generación más educada en la historia del mundo y la más especializada en el ámbito laboral. Pero no todo es bueno en cuanto al uso de la tecnología porque tendrán menos contacto humano, algo que ya hemos estado viendo en los últimos años, incluso entre los millennials y centennials.

Es un hecho que hasta los juguetes actuales de temprana edad para los alfas están relacionados con la tecnología. Hace algunos meses estaba buscando un juguete y por azar del destino me topé con uno muy peculiar de Fisher Price que incluía un smartphone, un smartwatch y tarjetas bancarias. Me sorprendió porque en mis tiempos los juguetes para esa edad eran totalmente diferentes (hasta nos divertíamos con los tazos que venían en las papitas), pero comprendí que están dirigidos totalmente a una generación que será materialista e incrementará el e-commerce porque comprar por internet se le hará lo más normal del mundo y el ir a una tienda física será algo anticuado, algo así como cuando los centennials dicen que los que usamos Facebook somos gente ya muy mayor casi en la vejez (o sea sí me truena mi rodilla ya a los 30 pero no es para tanto).

Captura de Pantalla 2020-05-12 a la(s) 23.42.12
¡Este es el juguete que vi!

Más que los hechos históricos, es la tecnología quien ha jugado un papel fundamental en las últimas cuatro décadas para definir cómo será una generación. En los próximos años será muy interesante conocer a la generación sucesora de los alfa, quienes serán en su mayoría hijos de los centennials. ¿Serán medio robots? Eso aún no lo sabemos, pero espero que todas estas generaciones tengan mayor conciencia del cuidado del medio ambiente porque sino nuestro planeta será inhabitable.

Te invito a seguir mi blog DUPLOsite en Facebook e Instagram.

 

 

Reseña de «The Bold Type» (Series Premiere)

ADVERTENCIA: ¡Contiene Spoilers!

El verano significa blockbusters en las salas de cine, pero también es la estación del año en la que llegan nuevas series a la pantalla chica. Tal es el caso de «The Bold Type» del canal de televisión Freeform, que ha producido otras muy famosas como «Pretty Little Liars», «Shadowhunters» y «The Fosters». Después de haber visto los primeros cuatro episodios, aquí les traigo mi reseña llena de feminismo, dream jobs y sexo.

d12a6a63-a5c0-4bbd-821e-3ad41d4d69aa

La serie está inspirada en la vida de Joanna Coles, quien fuera editora de la revista Cosmopolitan del 2012 al 2016. Al ser una comedia acerca del mundo editorial, moda, amor y vida laboral, se siente una influencia de series como «GIRLS», «Sex and The City», y la cinta «The Devil Wears Prada» (El Diablo Viste a la Moda). Muchas series han querido marcar a una generación, tal como lo hizo «Sex and The City» en su momento, pero ninguna lo ha logrado y esta no parece ser la excepción, ya que a pesar de tocar temas como el sexo, no llega a profundizar mucho sobre ello. Lo cual es entendible porque el canal de televisión que la produce no es HBO, sino un canal familiar que está enfocado en su público adolescente.

iGHb5tN99V52NiSAh1yY2UkVg9j

En la serie hay tres protagonistas que trabajan en la revista Scarlett. La primera de ellas es Jane Sloan (Katie Stevens), una joven que acaba de ser ascendida como escritora. La segunda es Kat Edison (Aisha Dee), la directora de social media. Y por último está Sutton Brady (Meghann Fahy), una asistente que quiere ser mucho más que eso. En los cuatro capítulos que han sido transmitidos, las tres chicas se juntan en el clóset de la revista para platicar de sus asuntos personales y laborales (porque obvio el clóset es la guarida perfecta) y se siente un ambiente como si estuvieran en su propia habitación. Una diferencia que tiene con «The Devil Wears Prada», es que la editora de la revista Scarlett llamada Jacqueline Carlyle (Melora Hardin) es buena onda y en ningún momento las trata mal. La verdad es que me parece muy irreal, porque a pesar de que las chicas hagan de repente algo mal, uno esperaría que se convirtiera en Miranda Priestly, pero no, ella siempre tiene una sonrisa de oreja a oreja y parece ser el ángel de la guarda, hasta saca a una de las protagonistas de la cárcel.

THEBOLDTYPE_FEATUREDIMAGE_Y1-936x482

La serie es feminista y habla del empoderamiento de la mujer, al mostrar a las protagonistas con aspiraciones laborales y que ellas pueden tomar sus propias decisiones. Claro ejemplo fue cuando el personaje de Sutton, quien había estudiado algo relacionado a finanzas, decidió que era momento de dejar su trabajo como asistente y buscar otro en el que le pagaran mejor. Sin embargo, ella en el fondo sabía que su pasión era la moda y al final decide arriesgarse por conseguir el trabajo de sus sueños, con la posibilidad de fracasar en el intento. Ese es otro punto a favor de la serie, que nos muestra mujeres arriesgadas que van en búsqueda de nuevas experiencias o que están descubriendo su sexualidad, como en el caso de Kat, quien descubre su gusto por las mujeres.

En el primer capítulo, Kat conoce a Adena El-Amin (Nikohl Boosheri) una fotógrafa musulmana lesbiana sobre la que tiene que hacer un artículo para la revista. Desde el principio comienza a sentir una fuerte atracción hacia ella y esto conlleva a que se plantée su orientación sexual, ya que siempre había estado con hombres. Freeform, el canal que produce la serie, nos ha mostrado protagonistas homosexuales en otras series como «Pretty Little Liars» y «The Fosters», haciendo que cada vez sea más común ver a una minoría representada en la pantalla chica y sobre todo en un canal para jóvenes, ¡bravo por Freeform! Otra cosa muy interesante es cuando Kat le confiesa a sus amigas que le gustan las mujeres y ellas no hacen ningún escándalo y se lo toman muy bien porque it’s not a big deal!

vlcsnap-2017-08-01-13h10m09s226

Algunos de los temas sexuales (los cuales son muy recurrentes) que ha tocado la serie son: pornografía, posiciones sexuales, masturbación, orgasmo, literatura erótica, fantasías y juguetes sexuales. Quien ha abierto alguna vez alguna revista Cosmopolitan, sabrá que el sexo es el tema que más predomina en las páginas y esto parece trasladarse a esta comedia. El tema del orgasmo fue el más importante en el episodio dos, ya que a Jane le asignaron escribir acerca de ello, pero al no haber tenido alguno, le era muy difícil inspirarse. Le confesó a sus amigas que siempre fingía cuando tenía sexo con su exnovio y pensaba que probablemente algo estaba mal con su cuerpo. Debido a esto va con una sexóloga, quien le recomienda ver pornografía y utilizar un huevo Yoni (o huevo vaginal). En mi vida había visto una serie en donde sucediera esto y la verdad es que creo que le puede servir a las mujeres que crean que su cuerpo es defectuoso y a los hombres para saber qué pasa en el cuerpo de la mujer (y de paso les sea más fácil encontrar el punto G).

vlcsnap-2017-08-01-13h09m00s50

¿Que si hay personajes masculinos en la serie? ¡Claro que sí! y únicamente son tres los importantes. El primero es Richard Hunter (Sam Page), quien es miembro de los directores de Scarlett Magazine, abogado del grupo editorial e interés amoroso de Sutton. Alex (Matt Ward), escritor en la revista Scarlett; y por último Ryan Decker (Dan Jeannotte), escritor de la revista Pinstripe e interés amoroso de Jane (quien por cierto, tiene un gran parecido con Andrew Tagart de The Chainsmokers). Algo que tienen los hombres en esta serie es que no causan ningún conflicto, siempre tienen los comentarios más certeros y no aparecen tanto en pantalla. Considero que esto es bueno porque no hay conflictos amorosos con las protagonistas y la trama se enfoca más en temas mucho más importantes e interesantes.

vlcsnap-2017-08-01-13h13m08s212

La serie muestra problemas laborales actuales como los trolls, aquellas personas que molestan en internet y publican mensajes provocadores. En el tercer episodio, Kat publica un artículo online y comienza a recibir amenazas por parte de trolls, quienes incluso le desean la muerte. «The Bold Type» también habla sobre el racismo, lo cual es muy actual, sobre todo en Estados Unidos de donde es originaria esta serie y que hay problemas con latinos, musulmanes, etc.

Algo que me pareció muy interesante y que no había visto en alguna producción que se enfocara en moda y sexo, fue que decidieran incluir política. Obviamente una embarradita, tampoco es «House of Cards». En la serie, la editora de la revista quiere que en Scarlett se incluya política porque las mujeres actuales también quieren estar informadas sobre ello y no debe ser un tema excluido.

vlcsnap-2017-08-01-13h27m35s180

La serie me gusta, será interesante ver la evolución que tienen los personajes principales y qué otros temas deciden tratar. Por ahora, todo parece ir bien y ojalá no haya dramas románticos que desvíen la historia con muchos clichés. Aún no se sabe el futuro de la serie, si será renovada o no, ojalá que sí porque es una propuesta fresca para los Millennials y es divertida. Te la recomiendo ampliamente si te gustaron «Sex and the City», «GIRLS», «The Devil Wears Prada», «Younger» y «The Carrie Diaries».

Calificación: 3.5/5

¿Ya viste The Bold Type? ¿Qué piensas sobre ella? Comparte tu opinión en los comentarios. Si no la has visto, cuéntanos si le darás una oportunidad.

 

 

 

Yo también renuncié a mi trabajo

@jncarl0s

SELLO

Puedes pensar que soy demasiado millennial, que estoy chavo y se me hace fácil, que al cabo a mi edad aún no tengo grandes responsabilidades o que me hace falta compromiso. Yo digo que uno debería tener el derecho a ganarse el dinero sin ser infeliz.

En los últimos dos años y medio, gané conocimientos demasiado útiles y sobre todo conocí personas increíbles… pero también tuve que ridiculizarme bailando “el botecito” porque no llegué a la meta diaria, me atraganté con el sándwich porque solo tenía diez míseros minutos de descanso, midieron mi productividad con un software lleno de metas que, por ilógico que parezca, ni siquiera estaban en mi campo de acción (literal) o cómo olvidar cuando me tuve que ir a sentar a la taza del baño porque no estaba permitido no estar de pie, y ni hablemos de la cantidad de horas extras que “la operación” demandaba y ni las pizzas.

El problema comienza cuando aceptas como verdadera la premisa de que las empresas nos están haciendo un favor. ¡Y por favor! Si lograste pasar todo el proceso de reclutamiento más los tres meses de prueba es porque eras la opción más barata que mejor trabaja (créeme, lo sé). Claro que cuando tu te vas si les tienes que dar como dos meses para que busquen tu reemplazo, o de otra manera quedarás como la persona más desagradecida del mundo, y no hay nada peor que eso.

Cuando me pasó por la mente la idea de renunciar, me encontré atrapado en un sistema al que se le complica mucho ver el lado humano, y cuando externé mi opinión ya eran unos santos por sus “prestaciones superiores a la ley”. Por extraño que parezca, lo que más me preocupaba no era lo que iba comer cuando se me terminara el finiquito. Lo que más me aterraba era manchar mi historial irremediablemente (una voz en mi cabeza me decía: «tres trabajos en dos años y medio ya van a ser demasiados, ya nadie te va querer»). Me paralizaba la idea de tener que dar explicaciones a un futuro reclutador, esos que te miran con recelo cuando en la entrevista mencionas la palabra “renovación” o dibujas un ave en su “super test para conocer todo de ti”.

Tres botes de gotas homeopáticas después, me di cuenta que la vida no es eso. La verdad es que nadie es indispensable, ellos encontrarán a un desesperado nuevo tú y tú encontrarás tu verdadero lugar.

#DUPLO300

Esta ha sido una de las entradas más personales que he publicado, decidí escribirla después de haber leido la historia de un chico que también renunció a su trabajo y terminaba su relato alentando a los que habían pasado por algo similar a contar sus anécdotas utilizando el hashtag #YoTambiénRenuncié

Es de mis favoritas por que realmente me gustó como quedó y el tema me parece muy importante. Los hechos que cuento son cien por ciento verídicos y me sucedieron a mí mientras trabajaba para un grupo hotelero importantísimo en México, una aerolínea de bajo costo súper popular y una empresa multinacional mexicana muy prestigiosa en el sector comercial.

A %d blogueros les gusta esto: