SER GAY por personas de 20, 30 y 40 años

Con motivo del PRIDE, tres personas de diferentes décadas comparten cómo fue que se dieron cuenta que son gais.

El de 20

No puedo decir que siempre me consideré diferente, para mí lo único diferente que tenía de los otros niños es que ellos jugaban fútbol y yo prefería leer. El concepto de gay me fue difícil de aceptar. Crecí con la imagen del gay estereotipado que se mostraba en las películas, el hombre amanerado, artístico y fashionista, algo que no sentía que iba conmigo.

Aprendí que me gustaban los hombres en secundaria. Recién había salido la cuarta película de Harry Potter y, mientras mis compañeros hablaban de Hermione con el vestido rosa, yo no dejaba de pensar en ESA escena de Harry en la bañera. Por mucho tiempo tuve miedo a aceptarlo y lo rechacé hasta la universidad. Una vez ahí me encontré con varios hombres gais que no encajaban con el estereotipo que mostraban.

Dejé de tenerle miedo al que dirán y me enfoqué en ser yo de la manera más yo posible. Entendí que ser gay no es encajar en un estereotipo sino amar a quien quieres y ser y compartir la felicidad que eso ocasiona.

El de 30

Desde pequeño siempre supe que no era un niño como todos los demás. Me encantaban las espadas, las armaduras de Los Caballeros del Zodiaco y los carritos, pero también las muñecas. Al grado de que a los seis años le pedí a Santa un Ken y me lo trajo. Para mi mala suerte, a una de mis primas le trajo el mismo y esa navidad varios familiares me juzgaron por tener un juguete de niña.

El momento que definió y en el que supe que no era igual al resto de mis amigos y compañeros de la escuela, fue cuando comenzó a gustarme un niño de otro salón durante la primaria. Para mi lo “normal” era que a un niño le gustara una niña y viceversa, llegando a pensar que tenía algo malo. Me juntaba con niños en su mayoría, y el verlos que tenían novia ejercía una gran presión en mí porque no compartía ese mismo interés. Era tal mi preocupación de no entender lo que me pasaba que recurrí a mi mamá y le conté. Ella me dijo que yo no tenía nada malo y que en la naturaleza había también niños a los que les gustaban otros niños y niñas a las que les gustaban otras niñas, y que cuando fuera más grande lo iba entender mejor, y así fue. Dejé de juntarme con niños por la incomodidad de ser cuestionado del porqué no tenía novia y comencé a tener más amigas, continuando así por varios años hasta que dejé de darle importancia al asunto de la novia.

Cuando supe que Santa eran los papás, comprendí que mi mamá no me había reprimido desde antes de que le dijera, ella ya sabía que yo tenía gustos diferentes. Al ir creciendo conocí gente que era igual a mí, yo no era el único al que le gustaban los hombres. Eso me hizo sentirme parte de un grupo porque sabía que no estaba solo y teníamos que lidiar con las burlas o comentarios  negativos de alguno que otro compañero de la escuela.

Actualmente varios miembros de mi familia saben que soy gay, inclusive cuando le dije a mi abuelo su consejo fue que dejara que se me resbalaran todas las ofensas y eso es lo que hago, aunque a veces es difícil y llegan afectar un poco pero me recuerdo a mí mismo que lo que otra gente piense de mí no es mi problema.

El de 40

¿Cómo fue la primera vez que me di cuenta que era gay? Eso es complicado de explicar, considerando que soy un hombre de 40 años y cuando era niño esos términos no se usaban. Podías escuchar en tono de burla «pareces niña» o «te gustan los niños» y ya en plan rudo llamarte «maricón». Pero incluso esas palabras no tenían mucho sentido, en especial la última porque mi papá la usaba mucho cuando veía un partido de fútbol, manejaba o incluso cuando hablaba acerca de que su jefe no le había dado un permiso. Entonces asumí que era una forma de decir que eras débil, cobarde, injusto, malo, tonto, diferente; y en lo diferente, ahí sí podía encajar porque no me gustaba el fútbol, tampoco pelearme o ensuciarme; me gustaba bailar, quería una Barbie y un hornito de juguete, y esto sí sabía que me hacía distinto a otros niños, pero aún así yo no era niña ¿o sí? o ¿qué diablos era?

Hoy puedo entenderlo mejor, soy un hombre al que le gustan los hombres ¡y ya! eso es todo, porque aún sigue sin gustarme el futból, ensuciarme o pelear, igual que a muchos otros hombres. Me sigue gustando bailar y cocinar en un horno real y coleccionar muñecas, incluso ahora sé que a los hombres también les gustan las Barbies, pero de carne y hueso, jajaja.

Es complicado que aún ahora no encajo del todo en ciertas etiquetas de ser gay, como cuando me mandan mensajes preguntando mi opinión sobre unos zapatos de mujer, un vestido, maquillaje o peinado, y no tengo ni idea porque nunca he usado, o sea, claro que tengo opinión y sentido común pero, ¿acaso los demás no lo tienen? en especial las mujeres, entonces, tal vez no soy gay, o lo que los demás quieren que sea un gay, yo sólo sé que soy un hombre adulto de 40 años haciendo, amando y respetando lo que le gusta y lo que quiere, tal como me enseñaron en casa, en la escuela e incluso en la iglesia. Y que, además, estoy casado con otro hombre.

#PRIDE 

 

 

10 Películas LGBT que puedes ver en Netflix

Estas son algunas películas de temática LGBT que puedes encontrar en el catálogo de Netflix.

Para cerrar el Mes del Orgullo LGBT (Pride Month), te recomendamos estas cintas disponibles en el servicio de streaming, hazlo antes de que las retiren. #LoveIsLove

1.- Jongens (Boys)

Cuenta la historia de Sieger, un deportista y tranquilo muchacho de 15 años de edad que descubre el amor durante las vacaciones de verano. Sieger está entrenando en el nuevo equipo de atletismo para los campeonatos nacionales de relevo. (FILMAFFINITY)

jongens-boys

2.- The Danish Girl (La Chica Danesa)

Drama basado en la verdadera historia de una pareja de artistas daneses, Einar y Gerda Wegener. La vida de este matrimonio dio un giro cuando Einar sustituyó a la modelo femenina que su mujer, Gerda, tenía que pintar. Cuando los retratos resultan ser un éxito, ella anima a su marido a adoptar una apariencia femenina. Lo que comenzó como un juego llevó a Einar a una metamorfosis inesperada. (FILMAFFINITY)

the-danish-girl

3.- Freeheld (No Sin Ella)

Basada en la historia real de Laurel Hester (Julianne Moore) y Stacie Andrée (Ellen Page) y su lucha por la justicia. A Laurel, una condecorada policía de Nueva Jersey, le diagnostican un cáncer terminal y quiere dejar su pensión ganada durante años a su pareja de hecho, Stacie. Sin embargo, los funcionarios del condado, que no ven con buenos ojos la pareja homosexual, conspiran para evitarlo. (FILMAFFINITY)

Freeheld-no-sin-ella

4.- Free Fall (Caída Libre)

Marc (Hanno Koffer) es un agente de policía que vive con su novia Bettina, embarazada, y con la que en apariencia mantiene una genuina relación de amor y comprensión. Es una pareja feliz. Pero las dudas llaman a la puerta de Marc cuando Marc conoce a Kay (Max Riemelt) en un curso de formación. El desconcierto, el miedo, la incomprensión de sentirse atraído por otro hombre. Una clase de deseo que hasta ahora desconocía, que incluso repudiaba, despierta dentro de él. (FILMAFFINITY)

freier-fall-free-fall

5.- Hurricane Bianca

Un profesor de Nueva York que se muda a una pequeña ciudad de Texas, es despedido por ser gay, pero regresa disfrazado de señora para vengarse. (FILMAFFINITY)

hurricane-bianca

6.- Growing Up Coy

Documental que sigue la batalla pública de una familia de Colorado en defensa de Coy, su hija transgénero, en un caso de derechos civiles. (NETFLIX)

growing-up-coy

7.- The Kids Are All Right (Los Niños Están Bien)

Nic (Annette Benning) y Jules (Julianne Moore) son una pareja de lesbianas que viven con sus dos hijos adolescentes: Joni (Mia Wasikowska) y Laser (Josh Hutcherson), ambos fruto de la inseminación artificial. Lo que obsesiona a los dos chicos es conocer a su padre biológico, un tal Paul (Mark Ruffalo), que donó su semen a una clínica cuando era joven. Recién cumplidos los 18 años, Joni se acoge al derecho de solicitar información sobre su padre y decide llamarle. (FILMAFFINITY)

the-kids-are-all-right-los-niños-están-bien

8.- Yo Soy la Felicidad de Este Mundo

Emiliano, desde su mundo de director de cine, explora sus procesos y trata de conectar con su realidad inmediata, la historia que se filma se mezcla sin miramientos con su realidad cotidiana, su mundo real parece estar visto siempre por el lente de la cámara y su realidad está emplazada entre un punto de vista que resuelve sus conflictos morales en las acciones cotidianas; confundido, solo, siempre frente a la pantalla que es su realidad transfigurada, su realidad mesurable, controlable, manejable, escucha solitario esa canción que se repite como una oración que te obliga a seguir el intento de amar. (FILMAFFINITY)

yo-soy-la-felicidad-de-este-mundo-i-am-the-happiness-on-earth

9.- Those People

Charlie (Jonathan Gordon) es un joven pintor gay que estudia arte en la ciudad de Manhattan. La relación de amistad que mantiene con su amigo de la infancia Sebastian (Jason Ralph) se encuentra en un momento extraño, debido a que Charlie se ha enamorado de él. Asimismo, Sebastian se encuentra en un mal momento de su vida desde que su padre es arrestado por robo, lo que le hace caer en una depresión de la que tan solo sale a base de alcohol. Pronto, en medio de este ambiente Charlie conocerá a un pianista extranjero mucho mayor que él, del que empezará a enamorarse. A partir de entonces se formará un complicado triángulo amoroso. (SensaCine)

those-people

10.- Handsome Devil

Ned y Conor se ven obligados a compartir un dormitorio en su internado. El chico solitario y el atleta estrella de esta loca escuela de rugby forman una improbable amistad hasta que es probada por las autoridades. (IMDB) Lee nuestra reseña

handsome-devil

#PRIDE

A %d blogueros les gusta esto: