Por un nuevo comienzo

En la vida hay momentos en los que a veces ponemos en pausa algunas cosas que nos gusta hacer porque sentimos que la intensidad de nuestra chispa interior ha disminuido y necesitamos encontrarnos para tener nuevamente inspiración y retomarlas con el pie derecho.

A finales del 2020 no estaba en uno de mis mejores momentos y abandoné este blog poco más de dos meses. No sabía qué escribir, no me sentía motivado y la pandemia hizo estragos en mí robándome un poco la creatividad para redactar de la manera que me gusta hacerlo. Hice la mitad de un podcast con uno de mis amigos pero no logré concluirlo y eso no me agradó porque era abandonar algo que había armado. También escribí una lista de ideas para posts que no logré siquiera comenzar a teclear en mi computadora.

Este proyecto llamado DUPLOsite cumplió ya cinco años el pasado mes de diciembre, inicialmente éramos dos personas pero actualmente estoy solo yo a cargo. No quiero abandonar este barco porque uno de mis hobbies es escribir, sobre todo de las cosas que me gustan, y es muy gratificante ver que la gente lee mis posts e inclusive los comentan. Como el blog es solo mío, he pensado que una buena idea para este nuevo comienzo es hacerlo más personal, obviamente seguirán viendo posts sobre cine, series, cultura pop y ficciones que son el alma y eje central; pero también encontrarán posts de vez en cuando sobre algunos temas que me parecen interesantes, cosas que me pasan en la vida (como medio de catarsis jajaja) o reflexiones con las que se pueden identificar, porque en este mundo somos muchas personas y algunas veces nos encontramos en situaciones similares.

Hoy es mi cumpleaños, entonces mi regalo de mí para mí es retomar este blog y darme la oportunidad de volver a escribir como solía hacerlo. Esperen muchas sorpresas que tengo preparadas y el regreso de algunos de los posts que les han gustado mucho como Las Crónicas de Tinder. Muchas gracias por leerme en esta mi casa virtual que también es su casa y nos seguimos leyendo por acá. Los invito a que sigan a DUPLOsite en Instagram y Facebook si es que aún no lo han hecho. 😉

Abrazos

– Artur Tavera

EL ASESINO DEL BOSQUE

El día que me encontré con el asesino fue un día particularmente normal, hasta que una serie de eventos desafortunados me llevó a estar cara a cara con la bestia.

Mis compañeros de oficina organizaban la salida semanal a algún bar cercano, un ritual que llevaban a cabo cada semana y era mejor cuando pagaban, como hoy. Este viernes se volvería, como muchos otros, en un pequeño festival lleno de alcohol y amores de una noche. Sabía que muchos de ellos trabajarían al día siguiente, pero preferían aventurarse y llegar con una cruda que duraría hasta pasado el medio día que perder una noche de viernes en su casa.

El primer cambio que noté ese día fue mi inesperada ansiedad por querer participar. Llevaba apenas un mes trabajando para la empresa y hasta ese momento me había mantenido distanciado de mis compañeros, además no había recibido una invitación formal.  Mi inexistente habilidad para socializar me mantenía como espectador, viviendo la vida a través de las vidas de los demás.

Fue Isabel.

Mientras los demás continuaban con su plática ella se acercó a mí. Ella sería la culpable de los hechos siguientes. Mientras bailaba en mi dirección con ese caminar grácil miré sus ojos, sus labios y bajé la mirada a sus senos. Recuperé la cordura cuando estuvo tan cerca que continuar viendo su pecho parecía obvio.

-No aceptaré un no como respuesta- dijo con fuerza hipnótica después de la breve charla que sostuvimos en donde me invitaba a acompañarla al bar.

No tuve opción.

Tan pronto dieron las 3, abandoné el trabajo junto con el resto sin saber que nunca más volvería a ver ese lugar, sin saber que me deparaba un destino fatal.

El bar escogido era pequeño, escandaloso y caluroso.  El mesero que nos atendió parecía que conocía a la perfección al grupo, saludó a cada uno por su nombre y preguntó por el nuevo integrante, yo.

-Lucas, llegó hace un mes a trabajar con nosotros- respondió Samuel, un hombre de 30 años que velaba por los intereses de todos lo integrantes del grupo como un padre que vela por la familia. Ellos eran su familia.

-Bienvenido- respondió el mesero – ¿me permites ver tu identificación?-

Todos rieron, incluso yo.

-No creerás que es menor de edad ¿o sí?-  respondió Mariel, la esposa de Samuel.

-Tengo 24- respondí.

-Esta bien, les creo- dijo el mesero dejando evidente que no nos creía.

Mientras la tarde se convertía en noche podía sentir como la deshidratación se hacía presente en parte por el agobiante calor y por los litros de cerveza que había consumido. La situación comenzó a salirse de control. El alcohol sonrojaba las mejillas y desinhibía a los comensales.  Después de tres horas se inauguró el karaoke y nada lo acompaña mejor que el tequila. Uno tras otro fueron cantando y tomando cada vez más.

Alcohol.

Música.

La falta de melodía de algunos.

Sus labios

sobre los míos su pelo en mi rostro y recuerdo su risa como una melodía mejor que las que obstinadamente repetían pues parece que el repertorio era escaso y no podía ver más lejos que los ojos verdes que tenia frente a mí los ojos de la mujer que me llevó ahí y que me pidió que le quitara la ropa hasta quedar desnuda sobre mi moviendo su cadera sobre la mía en el pequeño cuarto que encontramos vacío en la casa que no nos pertenecía a donde nos había llevado cuando la estancia en el bar se había tornado aburrida porque siempre se aburren de estar ahí pero no de repetir la misma rutina todas las semanas porque creen que así rompen la monotonía de su gris realidad y fue ahí cuando lo vi por primera vez entrando con el cuchillo en alto hundiéndolo en el cuerpo de la mujer rubia cubriendo con su mano sus labios rojos para que no gritara y alertara a los demás y yo sólo corrí como cobarde pues no podía ver como se escapaba la vida de la  mujer que amaba corrí y corrí y salí por la puerta principal y no sé si alguien me vio y que habrían hecho de verme y como es que nadie vio que un asesino había entrado a su casa para tomar la vida de una persona y ahora me perseguía podía sentir como venía por mi cuando salí del lugar salió justo detrás de mi y nadie lo detuvo porque les dio miedo o nadie se imaginó lo que pasaba corrí al bosque cerca del lugar donde Isabel moría me metí hasta que sentí que lo había perdido y caminé mucho tiempo por el lugar hasta que encontré un par de muchachos que fumaban escondidos en un árbol y les pedí que me compartieran y se burlaron de que estaba desnudo pero no me importo porque me sentía a salvo ahí con ellos y comenzaron a besarse y uno me empezó a tocar y me beso y lo besé y lo comencé a tocar porque él quería que lo hiciera y sentí su miembro caliente en mi mano y su mano fría en mi miembro que no dejaba de pensar en Isabel y la sangre que derramo y sus ojos llenos de miedo y su vida alejándose  y sentí el calor del liquido blanco del otro hombre en mi mano y seguía besándome pero yo ya no quería porque sabía que no podía hacer lo que el y el cigarro que el otro fumaba mientras nos veía se había consumido y sacó otro de su bolsa y me dio a fumar porque sabía que lo necesitaba para relajarme y esta vez fue su turno de tocarme y de hacer que lo tocara y estaba  más grande que el anterior y otra vez vino a mi mente los pechos grandes de Isabel que bailaban cuando se movía encima de mi  haciendo ruido que intentaba ser bajo pero que era muy fuerte aunque le pedí que callara no me hizo caso  porque ella siempre hacía lo que quería y el hombre introdujo mi miembro en su boca como lo había hecho Isabel antes pero sus labios no eran suaves como los de ella y ella jugaba porque sabía como hacerlo porque le gustaba hacérselo a los de la oficina ella me dijo y después de jugar con su boca se puso encima de mí y metió mi miembro en ella y comenzó a saltar y quité al hombre porque no me gustaba y me recordaba a ella que había sangrado y no quiso para y seguía hincado enfrente de mi y el otro reía y se paró y me obligaba a que me hincara enfrente de él y yo no quería y él me salvo con una piedra le pegó en la cabeza y el hombre cayo y sangró como Isabel pero no sangro tan hermosamente como ella y el otro hombre corrió y yo corrí porque había visto a la bestia ya dos veces y no quería que le dijera a nadie y me persiguió por el bosque porque quería que yo también sangrara como Isabel y como el hombre y seguí corriendo y la niebla me cubrió y pensé que lo había perdido pero sentía que estaba todavía cerca por eso corrí más y más hasta que no supe donde estaba él y donde estaba yo y el agua apareció bajo mis pies y era fría y me incliné a limpiar mi cara y vi la sangre en mis manos en mi pecho y en mi cara y vi mi reflejo en el agua vi a la bestia al asesino que se llevó a mi amada Isabel y al otro hombre que también me amó por un tiempo me vi a mi mismo convertido en una bestia y lloré.

3 maneras en que puede terminar «GIRLS» de HBO

Como buen fan de la serie y con el sorpresivo final del penúltimo capítulo, me di a la tarea de imaginar cómo podría ser el desenlace de esta historia escrita por Lena Dunham. Para tener una variedad de ideas, invité a otros dos fans (Daniela y Raúl, gracias por todo), quienes son fans de hueso colorado y no se pierden todos los domingos cada nuevo episodio que sale, a que también escribieran cuál podría ser el cierre. A continuación te presento las tres maneras en que puede terminar «GIRLS» y no te pierdas el episodio final titulado «Latching» éste próximo domingo 16 de abril por HBO. #ByeByeGIRLS

1.- Raúl

El último episodio relatará los nuevos cambios en la vida de Hannah, su mudanza, sus nuevas amistades, y la satisfacción  hacia su trabajo en la escuela. Saldrán los padres y le enseñarán varias cosas de la vida antes de dar a luz a su niño. Habrá una escena del parto de Hannah y Elijah, Marnie y alguien más estarán con ella para ayudarla. El episodio terminará en fotografías o escenas de las chicas y cómo Hannah le sonríe al pasado, mientras carga a su bebé en su nueva casa.

hannah-horvath

2.- Daniela

El último episodio de GIRLS me lo imagino como una especie de cierre simbólico a los 20 años de Hannah.
Es probable que veamos a nuestra protagonista un par de años después con nuevos sueños, nuevas experiencias y con una actitud, sin duda, más madura y plena. Ser mamá traerá a la vida de Hannah una satisfacción que ni ella misma podría haber creado en alguna de sus historias, y eso mismo la inspirará a retomar sus sueños de ser escritora profesional, pero con una perspectiva completamente diferente y menos caótica.

Tengo el presentimiento que este último capítulo girará alrededor de la vida de Hannah (obviamente), de Marnie, de Elijah y de los padres de Hannah. Veremos algunos saltos en el tiempo: Pasado y presente, y recordaremos algunas lecciones aprendidas por la protagonista, quién por fin tomará un poco las riendas de su vida.

No me imagino un panorama muy positivo para nuestra querida (y odiada) Marnie: Su terrible manía por controlar todo a su alrededor la alejarán cada día más de tener una “vida perfecta». Probablemente veamos una versión más humana de este personaje, en la cual por fin pueda reconocer (como lo hizo Jessa en el penúltimo episodio) sus errores como amiga. Hannah probablemente se enternezca por este gesto de sinceridad e invite a Marnie a vivir con ella una temporada, como en un tipo de “rehabilitación”.

Veremos como Elijah por fin cumple sus sueños, a pesar de seguir con sus malas costumbres en el amor. Aunque su vida esté físicamente lejos de Hannah, el contacto entre ellos permanecerá.

Para concluir, presiento que veremos una discusión final entre Hannah y sus padres por algún desacuerdo entre ellos a causa de dinero, proyectos de Hannah, decisiones de vida… Los padres siempre serán padres, y no porque uno como hijo madure nos dejarán de ver como una causa pérdida. Así cómo empezó la serie, así acabará.

Ni idea de qué vaya a pasar, pero sí hay algo que en realidad deseo que suceda: Quiero que Hannah sea feliz. 🙂

tumblr_oo71nbENQ51ufqf11o1_1280

3.- Artur

Aún sigo triste por el capítulo del domingo pasado jajajaja y si esto pasó en el penúltimo episodio, me intriga mucho qué pueda llegar a suceder en este. Pienso que en el desenlace veremos a Hannah mucho más madura, siendo maestra pero muy diferente a como lo era en la cuarta temporada. También aparecerá su mamá, quien estará viviendo con ella porque ya se acerca el día en que de a luz y Loreen está ahí para apoyarla en este suceso importante, porque ella dejó de ser esposa pero nunca dejó de ser mamá.

El momento en que se le rompa la fuente a Hannah va a ser uno de los más cómicos y tanto ella como su mamá se van a poner histéricas y van a irse al hospital, a donde también llegarán Marnie, Elijah, el papá de Hannah y el novio de éste. Habrá una conversación muy intensa entre Hannah y Marnie, quienes no dejarán de ser amigas sino que reforzarán aún más su amistad y se darán cuenta de qué es lo que quieren hacer ahora de sus vidas en un panorama más claro y decisivo por la transición que están pasando.

La última escena va a ser cuando le den su bebé a Hannah, lo va a cargar y va a decir el nombre que le va a poner. También se dará cuenta que el hombre que necesita en su vida, es al que tiene en esos momentos en sus brazos, quizás luego llegue alguien más o quizás no. 😉

Otra cosa que también podría suceder es que en este episodio sólo aparecieran mujeres, es decir, únicamente Hannah, su mamá y Marnie. Esto porque quizás Elijah esté muy ocupado con la obra y no pueda asistir, y el papá de Hannah dejó muy en claro en el episodio pasado que no viajará en camión jajajaja. No creo que nos muestren un futuro de nuestras protagonistas (aunque me encantaría que lo hicieran), sino que nos permitirán a nosotros los expectadores vislumbrar cómo podría ser éste.

1*KOxgb6MWQFkpYO43JK5OyA

No se pierdan el final de «GIRLS» este domingo 16 de abril por HBO y HBO Go.

 

 

Concurso «DUPLO Primer Aniversario»

Por @duplosite

 
En DUPLO celebramos nuestro Primer Aniversario y por esta razón regalaremos un pack que incluye el CD “Joanne” de Lady Gaga y el DVD de “El Secreto de Adaline” (The Age of Adaline).

concurso-duplo

Para ganarlo debes compartir nuestra publicación del concurso en Facebook, responder las 6 preguntas que aparecerán en nuestras redes sociales del 18 al 20 de diciembre y enviar las respuestas correctas al correo electrónico concursos.duplo@gmail.com junto con todos tus datos (Nombre, Ciudad de Residencia, Usuario en Facebook, Instagram y Twitter).

Bases y Condiciones

Para participar en este concurso es necesario cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Ser habitante de la República Mexicana.
  2. Ser seguidor de DUPLO en sus redes sociales: DUPLOsite en Facebook, @duplo_site en Twitter y @duplosite en Instagram.
  3. No ser colaborador de DUPLO.

En caso de no cumplir con los requisitos, tu participación en el concurso será inválida.

El ganador será el primer mail que haya contestado correctamente las seis preguntas y haya compartido la publicación del concurso en facebook.

El premio no podrá ser canjeado por efectivo y es intransferible.

DUPLO dará a conocer  al concursante ganador el martes 20 de diciembre a través de sus redes sociales y se pondrá en contacto con él/ella para entregarle el pack.

La información personal proporcionada por los concursantes es estrictamente confidencial.

¡Mucha Suerte!

Insomnio (Ficción)

Por McDarcy.

Me siento incompleto. Tu cuerpo se había unido al mío tan estrechamente que nuestras células se habían fusionado en un solo ser. Te extraño. En este momento de insomnio, ocupo una cama donde antes habían dos almas y el espacio vacío se siente abismal, incluso creo que la noche es más oscura de lo habitual. Te recuerdo tomado de mi mano, abrazado a mi pecho, riendo bajo el sol, corriendo bajo la lluvia. Recuerdo tu cara ansiosa al entrar al cuarto de espejos y luces de colores, que daba la sensación de estar nadando en el infinito. Recuerdo esa cena con flores violeta y copas de vino, ese momento de plenitud, de emoción desbordante, donde pronunciaste por primera vez la palabra amor. Recuerdo tu sonrisa tímida afuera de la iglesia donde un día pronunciaríamos nuestros votos. Recuerdo tu cabello inquieto jugando con el viento que saltaba entre los arboles del bosque que nos vio darnos nuestro primer beso un día. Recuerdo tu sonrisa al despertar, recuerdo tu voz suave al cantar, tus silencios cuando te perdías en el cielo, tus ojos desorbitados cuando te enojabas. Recuerdo escuchar contigo la canción que tocarían el día de nuestra boda y recuerdo como tus ojos se llenaban de lágrimas al pensar que algún día estaríamos casados. Recuerdo esa vez que estuvimos en el hospital y el miedo que sentía de perderte. Recuerdo cada llamada que te hice, cada mensaje que te escribí, cada lágrima que derramaste, cada sonrisa que me regalaste. Recuerdo tu cuerpo desvaneciéndose en la lluvia y como las gotas ocultaron mis lágrimas. Recuerdo el frío que sentí y que no ha dejado de helarme desde aquél día. Te recuerdo entera y feliz y así espero poder dormir.

 


Un poco sobre McDarcy

22 años nacido bajo el sentimental y complicado signo de cáncer. Amante del buen café, la música y los libros. ¿Hoobie? Caminar con la persona que amo (10 U de insulina porfa) y descubrir cosas nuevas. ¡Amo Starbucks!

Nunca Me Dejes Ir (Ficción)

Por @joshtaverita

Apenas unas notas y él reconoce la canción.

Nunca me dejes ir.

Nuestra canción, la canción que se tocaría en nuestra boda.

Permanecemos un momento en silencio, mirándonos fijamente, veo como en su rostro aparece una sonrisa y se humedecen sus ojos. Sabe lo que significa. Me levanto y lo tomo de la mano levantándolo del asiento que ocupa, lo atraigo a mí, pasa sus brazos alrededor de mi cintura en un abrazo cálido y recarga su cabeza en mi pecho. Conforme la canción avanza, nos tambaleamos de un lado al otro sin ritmo, sin querer tenerlo, sólo nos entregamos por un momento el uno al otro en nuestra improvisada pista de baile.

– La cena ha estado maravillosa- dice rompiendo el silencio.

– Pasé toda la tarde cocinando, casi me muero cuando no encontraba los ingredientes necesarios en la alacena, tuve que correr a comprarlos- río recordando la caótica tarde que viví.

– Te esforzaste mucho, gracias-

– Quería cocinar rico para ti-

– Siempre lo haces-

El silencio se presenta nuevamente. Nos movemos de un lado a otro, él no ha cambiado su posición y yo no quiero que lo haga.

– Que bonita tarde- dije mirando la ventana por la cual se filtraba el remanente de luz solar- soleada, cálida y tranquila-

– Casi podríamos decir que es un día perfecto-

– Es un día perfecto- trato de mirar sus ojos – estoy contigo, estamos juntos-

Ríe. Siempre ríe. Ríe porque no sabe lo maravilloso que es pasar tiempo con él, porque no sabe lo hermoso que es verlo, tocarlo y amarlo, porque no se considera lo suficientemente guapo para ser considerado como tal, porque no se siente adecuado para ser amado. Aunque su cuerpo sea adulto, sigue pensando como un adolescente con inseguridades sobre su cuerpo y belleza, con arrebatos, caprichos ilógicos, deseoso de saber lo que es el amor pero renuente a aceptarlo.

Es en pocas palabras, perfecto.

Todo eso lo hace maravilloso.

– Hace mucho no bailamos- levanta su cabeza.

– Hace mucho no había motivo para hacerlo- lo miro y me inclino a darle un beso corto.

La música se intensifica, se enlentece, te conduce al éxtasis, te acelera el corazón y enciende la pasión del oyente. Permanecemos quietos, cara a cara. El breve instante que compartimos pudo ser nuestra vida entera juntos, desde aquel café donde nos encontramos la primera vez, hasta la última noche que compartiríamos juntos en esta vida para reencontrarnos en la siguiente. El breve espacio que nos separaba se esfumó por ese instante y dos seres se volvieron uno, fusionados en un beso que duró apenas unos segundos.

– Te amo- le dije al separar nuestros labios, le dije mirando sus ojos que se tornaron cristalinos inundados por un centenar de lágrimas que se rehúsan a escapar.

– Yo también te amo- y el torbellino sentimental se desata, las lágrimas corren por su mejilla hasta la comisura de su boca donde desaparecen. Puedo notar la sinceridad de sus palabras. Me ama.

– Hold me in your arms-

– Never let me go- responde.

Vuelve a recargar su cabeza en mi pecho y permite que se vacíe el lago que se había formado en sus ojos. Recargo mi cabeza sobre la suya para poder percibir su aroma. Lo abrazo lo más fuerte que puedo.

– Se acabó ¿no es cierto?-

– Sí, así debe ser-

Permanecemos inmóviles, mi corazón late deprisa, mi vista se nubla y ahora soy yo el que llora. No sé que decir y no sé lo que dirá, no sé si hablar primero o dejarlo expresarse. La canción parece no acabar.

– Dime algo ¿lo amas?-

– Sí, lo amo-

– ¿Te haría feliz estar con él?-

– Sí-

– Entonces ve con él-

– Lo lamento-

– No tienes porqué. Así debía ser-

– No trates de permanecer calmado, sé que no lo estas-

– No puedo hacer nada para que cambies de opinión-

– ¿Me sigues amando?-

– Sí, te amo mucho-

– ¿Me odiarás?-

– Nunca podría-

– No quiero que esta tarde acabe-

– Ni yo, pero la canción ya casi acaba-

– ¿Dejaremos que acabe así?-

– Sí, que acabe bien, en un baile, en una tarde tranquila como hace mucho no teníamos-

– Te amo-

La música va decayendo y esperamos el final de la canción y con ella, el final de nuestra historia.

Just stay.

 

La Noche Partida (ficción para la Semana LGBTTTI)

Por @arturtavera

Se levantó de la mesa y metió su mano en el bolsillo derecho para sacar algunas monedas y dejar la propina. Ambos caminaron hacia la puerta de salida mientras subían el cierre de sus sudaderas porque comenzaba a hacer frío. Algunos metros después, los dos se detuvieron, se estrecharon la mano y se dieron un abrazo muy breve, de esos que se dan dos completos desconocidos, aunque en su caso no lo eran. Se dijeron buenas noches y comentaron que deberían verse algún otro día. Cada quien caminó en diferente dirección, uno de ellos volteó hacia atrás, esperando a que el otro se detuviera, volteara hacia él y le dirigiera una sonrisa lejana, sin embargo, no lo hizo. Lo vio perderse en la oscuridad y entre la gente, al punto de que era muy difícil percibirlo. Volteó nuevamente en la dirección a la que se dirigía y metió sus manos en los bolsillos del pantalón. Sus manos se estaban enfriando y también su corazón.

 

El Escondite (Poema)

Por @arturtavera

 

En algún lugar del sur

Los ojos vieron la luz

Su cuerpo se tornó de rojo

Y comenzó a sentir poco a poco

 

Dejó de lado la niñez

Besando a dos o tres

Brincaba con mucha alegría

Cuando cada chispa caía

 

Pasaron meses y años

Con sollozos y con daños

El primer amor lo acechaba

Y en cada esquina se acercaba

 

Le dolía su corazón roto

Lo llenaba con soledad

A veces jugaba a amar

Navegando en altamar

 

Una cueva en su interior

Una luz se iluminó

Sus lágrimas cesaron

Y en ese escondite me quedé yo

 

Inspirado en la película francesa «La délicatesse» de David Foenkinos.

 

 

 

 

La carta que nunca entregué

Por McDarcy

¿Recuerdas cuando el día se alzaba sobre nosotros y escuchabamos esa canción que contaba nuestra historia? ¿Recuerdas el automóvil a toda velocidad recorriendo la ciudad por encima de los demás? Tu suave risa se encajaba en mi pecho y tus ojos esmeralda acariciaban mi rostro. Ese momento en el que me amabas y yo a ti. ¿Recuerdas haberme amado? ¿Inventé los recuerdos donde juntos caminábamos en la pluvial tarde al final del tiempo, en la orilla de la cordura? Eres cada vez más opaco en mi mente.  Mi subconsciente ansia tu presencia. ¿Por qué dejaste morir mis sentimientos? Mi amor era frugal y ahora maniacamente busca llenar la vacuidad sempieterna, pero ¿cómo cubrir con un puño de tierra un agujero que atraviesa la tierra? ¿Acaso pretendo reemplazar tu fría escencia con el calor hipnótico de un cuerpo diferente?
¿Pretendo evaporar mi alma que es solo un reflejo errante de la sombra de tu cuerpo metafísico?
Fuimos más que un melancólico pensamiento, más que un soneto al astro nocturno, fuimos el brillo del amor en bruto.
Y mi viaje acaba donde el camino se divide, no puedo caminar tras de ti por tu sendero, porque es tu vida la que forma el trayecto, sin embargo, yo estare aquí donde me dejaste sentado, estaré deseando que regreses a mi lado, estaré aquí esperando, por si un día das media vuelta y recorres en reversa lo que has caminado.

Boyfriend Material (ficción)

Por Artur.

Se dirigió a su escritorio y se sentó frente a la computadora para revisar si tenía algún pendiente, únicamente debía ir el domingo a cubrir el evento de un bazar de diseñadores mexicanos en la Colonia Roma. Apagó la computadora y se quedó mirando fijamente su relój esperando a que dieran exactamente las 7 pm. Faltaban tan sólo 4 minutos, así que se entretuvo viendo como Sonia, su compañera de al lado, acomodaba perfectamente todos los papeles, plumas y demás papelería antes de irse, incluido el bolígrafo de tinta negra con olor a chicle y adornado de plumas rosas. Recordó la vieja compulsión que tenía de acomodar y limpiar su cuarto antes de salir de viaje, ya que pensaba que si moría en el trayecto, no quería que encontraran su cuarto hecho un verdadero desastre. Miró el relój nuevamente y tan sólo faltaba un minuto, se imaginó igual de impaciente que Britney Spears al inicio del video «…Baby One More Time». Sus dedos de la mano derecha comenzaron a caminar en silencio y muy despacio hacia su bolso, disimulando sus ganas de largarse ya de ahí. Finalmente llegaron a su destino y con fuerza tomaron el asa. Volteó hacia Sonia y se despidió, deseándole un excelente fin de semana. Se levantó de su asiento y se despidió de todos a su paso. Bajó las escaleras y salió por la puerta principal, por fin era libre, incluso esta libertad también aplicaba para su situación sentimental.

Andrea no tenía ningún plan, así que solamente se dedicó a caminar por la banqueta sin rumbo alguno. Al llegar a la avenida principal y esperar a que el semáforo se pusiera en rojo para poder cruzar, volteó hacia el puesto de revistas que se encontraba a su izquierda y vio el nuevo ejemplar de la competencia de la revista en la que trabajaba. Se dirigió hacia ella y la tomó entre sus manos. La portada anunciaba que era el especial de amor y uno de los temas era cómo descubrir que un chico es boyfriend material. Cuando sus intenciones por leer el contenido se hicieron más evidentes, la señora del puesto de revistas le dijo que no la podía hojear, así que Andrea sacó un billete de su cartera rosa cuarzo y pagó aquél ejemplar del amor. Volteó hacia el semáforo y éste aún seguía en verde. Se preparó para cruzar en cuanto cambiara al color de la pasión, diez segundos después ya se encontraba caminando para llegar al otro extremo, mientras recordaba aquella fiesta de semáforo a la que había ido de color verde con sus amigas seis años atrás, en donde había conocido a Hernán, el hombre con el que había compartido 4 años de su vida y el mismo que le había roto lentamente el corazón.

Después de 10 minutos de estar caminando, se percató de un bar que tenía buena música y que no estaba tan abarrotado para ser viernes. Entró y se sentó en la barra, no quería una mesa para ella sola porque no esperaba a nadie. Ese día no tenía ganas de salir con sus amigas, quería dedicar tiempo para si misma. El barman le preguntó si quería algún coctél, pero ella optó por una cerveza bien fría. Cruzó las piernas, puso la revista sobre la barra y abrió la revista en la última página. Su mamá y ella tenían la costumbre de leer los horóscopos, a veces le daba mucho miedo que fueron tan acertados. Esta vez su horóscopo de Acuario decía que en el trabajo iba a haber mucha presión pero lo importante era perseverar, en cuanto al tema del amor decía que si tenía pareja iba a ser un mes inolvidable lleno de pasión, pero que si no tenía pareja era posible que encontrara el amor en el lugar menos esperado. El barman le entregó su cerveza y Andrea le dio un gran sorbo. Comenzó a hojear la revista hasta llegar al artículo que le interesaba y por el cual se la había comprado.  Leyó con detenimiento cada párrafo tratando de descifrar el verdadero secreto para encontrar  al chico que cumpliera los requisitos de boyfriend material. Dio otro sorbo a su cerveza y siguió leyendo. Al terminar se quedó pensando sobre esto mientras veía las botellas enfrente de ella e hizo caso omiso de todas las caracterísiticas para encontrar a alguien que fuera un buen novio. Recordó lo que le había dicho su psicólogo, tenía un patrón que seguía y por eso siempre habían fallado sus relaciones, sobre todo la de Hernán. En parte era su culpa porque era ella quien había decidido estar con ellos.

El tipo de chicos que siempre le habían gustado eran los caballerosos, no necesariamente muy guapos, y que parecían ser los más buenos del mundo, cuando en realidad eran el diablo caminando sobre la Tierra. Andrea pensó que quizás era momento de que le gustaran los malos, aquellos que tienen cara de ser lo peor sobre la faz de la Tierra, pero que en realidad muy en el fondo son muy buenas personas. «Todos aman a los chicos malos» era lo que su cabeza le decía en esos momentos. El barman le ofreció otra cerveza pero ella le dijo que no, que mejor le pagaba la que se había tomado. Se bajo del asiento de un brinco, dejó el dinero sobre la barra y tomó su bolso, dirigiéndose hacia la salida. La revista se quedó ahí abandonada en la barra, esperando a que alguien le hiciera caso. Andrea salió decidida en que esa misma noche iba a encontrar a ese chico malo.

A %d blogueros les gusta esto: