El matrimonio igualitario es aprobado en la constitución de la CDMX

Por @arturtavera

El matrimonio igualitario se define como la unión entre dos personas del mismo sexo y el cual es reconocido legalmente. Desde el año pasado, este tema ha cobrado más relevancia porque el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presentó una iniciativa al Congreso de la Unión para permitir el matrimonio igualitario en todo México, ya que es un derecho que nos corresponde a todas las personas como ciudadanos que somos de este país.

Esto creó descontento en las personas conservadoras de nuestra sociedad mexicana (que saquea supermercados) e hizo que el Frente Nacional por la Familia se opusiera a esta idea porque no era «normal» al ir en contra de la naturaleza y lo que Dios había señalado como bueno. Después de que los del Frente dijeran que el imperio gay estaba a punto de comenzar, que demostraran todo el odio que puede existir hacia las personas de la comunidad LGBTTTI (aunque decían que no era discriminación) y que no se aprobara la iniciativa de Peña Nieto (una de las cosas buenas que hizo que no se cuentan pero cuentan mucho aunque haya quedado a medias), al menos el matrimonio igualitario logró ser aprobado por la Asamblea Constituyente en la Ciudad de México y ahora posee un rango constitucional que le da reconocimiento. Bravoooo!

MEXICO-GAY-MARRIAGE

El matrimonio igualitario fue aprobado por 68 votos a favor y 11 en contra. Una de las cosas que más llamó la atención fue que el PAN, partido conservador y de ultraderecha, tuvo un voto libre y de conciencia, ya que reconoció que entre sus filas hay militantes que pertenecen a la comunidad LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Tránsgenero e Intersexual) y que merecían todo el respeto.

1071259_1206177169396026_334135422_o

Dentro de los que votaron en contra se encuentran Aida Arregui, Hugo Erick Flores y Andrés Millán del PES (Partido Encuentro Social); Alejandro Bustos del PVEM (Partido Verde Ecologista de México); y los legisladores Federico Döring, Cecilia Romero y Margarita Saldaña.

Finalmente el artículo 16 inciso H numeral 2 aprobado este martes quedó así: «Se reconoce en igualdad de derechos a las familias formadas por parejas de personas LGBTTTI con o sin hijas e hijos, que estén bajo la figura de matrimonio civil, concubinato o alguna otra unión civil».

Me da gusto que como país, al menos en la Ciudad de México, se haya logrado esto para que todas las personas tengamos los mismos derechos que nos corresponden como ciudadanos y así erradicar la discriminación en cuanto a la orientación sexual e identidad de género. Claro que ante esto el Frente Nacional por la Familia comentó  que las familias de la capital del país fueron severamente atacadas por la aprobación del matrimonio igualitario en la constitución, porque esto vulnera a las familias e incluye términos que sirven a la imposición de la agenda de la ideología de género. #Seriously?  Ya se habían tardado en hablar ¬¬

Mexico Gay Marriage

#LoveIsLove

Crónicas de Tinder. Capítulo 4 «Mr. Israelí y los otros misters»

Por Artur.

Según datos de la empresa a nivel global, el 85% de los usuarios tienen entre 18 y 34 años. El 48% son mujeres y el 52% hombres. Pese a que los adolescentes forman el grueso de los usuarios, una encuesta que realizó la red social indica que el 80% de las personas que la usan están buscando algo más que un encuentro casual.

El Día, 2016

Por si te perdiste alguno de los capítulos anteriores:

Introducción y Capítulo 1 «Mr. Fodongo»

Capítulo 2 «Mr. Canadiense»

Capítulo 3 «Mr. Mazatlán»

 

Capítulo 4. «Mr. Israelí y los otros misters»

Nombre: Fernanda Pérez

Edad: 29 años

Mi nombre es Fer y soy adicta a Tinder. Esta historia comienza un día no muy lejano del 2015, septiembre para ser exactos, cuando un amigo insistió en que debía descargar la app, ya que él usaba la versión gay “Grindr” con bastante éxito, a lo cual sin necesidad de que insistiera demasiado, accedí, descargué la app, me registré y la aventura comenzó.

Confieso que los primeros match que hice fueron hombres a quienes él eligió y poco a poco sumaba hombres con quienes platicaba, algo muy inocente, debido a que personalmente me da un poco de miedo, sabiendo la cantidad de locos, enfermos, y/o en su defecto desconocidos, a los que literalmente les brindas acceso e información de tu vida, pues no es cualquier cosa…aquella primera vez que recién comenzaba en la app, llegué a conseguir cerca de 80 match, así que también es un buen estimulante al ego, aclaro que no con todos hablé y obviamente tampoco los conocí.

Uno de los primeros hombres que yo no elegí, pero con el cual hice match fue Poncho, platicamos aproximadamente durante 2 semanas, día y noche, de cosas cotidianas, de la familia, los amigos, los gustos, su trabajo, las demás citas tinder, (y les tengo que decir que en su repertorio cuenta con cada personaje…¡bárbaro! jaja) y así, lo típico, debo resaltar que para ese entonces nuestra comunicación ya se daba mediante whatsapp, y les confieso que su voz es maravillosa, de esas que derriten a una. Total que un tiempo después (y yo enamorada de mis mensajes de audio), accedí a conocerlo en un café interactivo (de esos que tienen jueguitos de mesa) en una nueva y pequeña plaza al sur de la ciudad.

Dado que por fortuna también coincidíamos en rumbos, llegué 10 minutos antes, me compré un helado para hacer amena mi espera, además de disimular mis nervios, subí las escaleras y lo esperé afuera del café donde nos citamos. Moría de nervios, esta era –LA CITA- ¡hacía cuatro años que no tenía una! Cinco meses antes había roto mi compromiso, era el primer hombre después de tanto tiempo y tantas cosas, así que al momento que lo vi subir las escaleras eléctricas de la plaza, mi corazón se detuvo, mi escáner se activó, el hombre era muy de mi tamaño, ¡y miren que no soy una top! Mi 1.60 mts. me hace feliz. Era un poco calvo (o de frente muy amplia) pese a sus 30 años, bien vestido, olía delicioso, traía cara de desvelo por así decirlo, lentes de Sol, que al quitárselos hacían resplandecer unos ojos entre miel y verdes que hicieron temblar mis piernas, hoy que lo pienso…seguro tiene ese movimiento muy bien ensayado. Me saludó con un beso en la mejilla y un abrazo, como si nos conociéramos de toda la vida, (confieso que vía whatsapp nos llevábamos perfecto, incluso ya me marcaba para saber cómo estaba, qué tal mi día..etc.).

Salimos de la plaza sin rumbo, dado que yo aún no me terminaba mi helado, regresamos y nos metimos al famoso café interactivo “El 8”, pedí una malteada y él un café, y nos dispusimos a jugar jenga. Las horas pasaron, más rápido de lo que imaginé, platicamos, reímos, jugamos. -¡Si gano te beso!- exclamó, -¡si gano no lo haces!- exclamé. Y en efecto, soy de las mejores jugadoras de jenga en el mundo. Sus intentos por besarme siguieron, salimos del lugar, me llevó a mi casa y ahí la noche terminó, sana y salva. La comunicación siguió, las salidas también y de pronto ya nos encontrábamos en medio de algo, que nunca supe definir, puesto que al pasar de los meses se fue complicando, su trabajo lo absorbe gran parte de la semana, si no es que toda la semana, y el tiempo que dedicaba a compartir conmigo era contado, lo cual para mí en aquel momento de mi vida donde personalmente me encontraba demasiado frágil, no funcionaba y la historia terminó, un corto tiempo muy intenso. Yo quería más, él no podía ofrecerlo, dijimos adiós, que hoy sé fue un hasta luego, dado que la comunicación sigue, no somos los mejores amigos, pero el tiempo dirá. Mientras esta historia duró, me olvidé de tinder por completo. Sólo había intercambiado números como con tres niños más, y con los cuales no pasaba nada, más que un saludo de vez en cuando y ya.

Recuerdo vagamente que cuando me encontraba en la historia anterior, un chico extranjero llamado Elian comenzó a buscarme, en ese momento fue algo demasiado X, no di muestra alguna de interés, así que sólo platicábamos lo básico, de vez en cuando nos saludábamos, pero nada más. Así que cuando todo terminó con Poncho, volví a tinder y me animé a salir con varios chicos con los que platicaba, siempre a lugares públicos y por lo regular a algún café. Conocí a un chileno llamado Lalo, que hablaba hasta por los codos, su vida era básicamente trabajo y fiesta a morir. Con Pablo, la cita fue en el centro de Coyoacán a las 4pm, esperé hasta las 4:30 y me fui, me llamó 4:50 preguntando si ya me había ido… breve historia.

Después conocí a Santiago, un español muy encantador y muy intenso que al día siguiente regresaba a España, y con el cual mientras tomábamos café planeamos los nombres de nuestros 3 hijos y como sería nuestro hogar. Se vale soñar a veces también, aún platicamos de vez en cuando.

Diego es un chico apasionado del cine y la música, que al día de hoy conservo y con el cual me llevo muy bien, sólo en plan de amigos. Nos vemos regularmente, me presta pelis y yo a él libros, se divorció hace dos años, tiene una hija y viaja mucho, un hombre centrado y buena persona.

Un buen día por fín conocí a Danny, la cita fue en La Roma. Llegué un poco tarde, lo vi y no lo creí, imaginen que un hombre de 1.90 aproximadamente, chamarra de cuero, ojos miel, barba castaña, facciones perfectas, sonrisa de ensueño, se levanta, las saluda y las abraza. Una es fuerte…¡pero así no se puede! Lo defino como el hombre más guapo que he visto en mi vida (es israelí) que aunque la comunicación ha sido un tanto limitante, no ha sido problema, sencillo, con carisma, con mil historias por contar.

Recuerdo que le pregunté sobre qué buscaba en tinder, a lo que respondió que una relación, me contó que llevaba aproximadamente 5 citas tinder y que ninguna le había parecido adecuada, él dijo que le habían tocado puras locas, yo imaginé loquera mental, pero me sacó de mi error diciendo que casi todas sólo buscaban llevarlo a la cama, y hasta cierto punto lo entiendo, ¡el tipo es un encanto!, pero dije: ¡¡¿¿queeeee???!!…pobre. Ellos también sufren de eso jajaja total que después de varias citas sin que nada pasara, sólo café y charlas, me invitó a ver una peli a su casa y obviamente acepté. En efecto, les recomiendo ampliamente un israelí en sus vidas, porque lo de ahí abajo como lo de arriba tampoco lo había visto en mi vida, lo recuerdo y sonrío de nuevo.

El caso es que con Danny la historia sigue, muy incierta, pero lo he disfrutado bastante y esta vez consciente estoy de que dure o no, es por mucho el hombre que más me ha gustado en la vida. Tiene sus detalles muy de medio oriente, pero nada que no pueda soportar, aún no termino de descifrarlo, viaja con frecuencia a varios estados del país, por lo que a veces resulta complicado coordinarnos, no comprendo muchas ideas en cuanto a su religión y educación, platicamos durante horas, regularmente toma su guitarra y cantamos, vemos series de tv, pelis, muy de amigos, compañeros, aún lo veo y me derrito, pero supongo se me pasará. No puedo definir que somos, y hoy por hoy no me importa, que dure lo que tenga que durar, ha sido por mucho lo que necesitaba en este momento exacto, así, simple, sin complicaciones, sin exigencias, puede sonar como sólo para pasar el rato…y tal vez, para pasar un muy ameno rato.

Justo el día de ayer salí con un chico que había insistido bastante, su nombre es Román, llegó tarde, desaliñado, como enojado o frustrado o nervioso, ¡qué se yo! Imaginen, despeinado, su cabello todo como grasoso, su tono de voz cero le ayuda. Habla como con hueva de esa que se contagia, yo soy nada paciente con esos detalles. Pidió cerveza tras cerveza, y su cara lo delataba, poco a poco veía como comenzaba a tambalearse, caballerosamente me cedió la oportunidad de pagar (…..) y no es que yo nunca pague, de hecho estoy muy a favor de ello, pero no cuando el mono se avienta casi la cubeta de cervezas y unas papas a la francesa y no hace siquiera el intento de pagar. Debút y despedida ¡no soporto a los mantenidos y fodongos!

Por lo pronto he cerrado tinder oficialmente, llega el punto donde me aburre la misma conversación una y otra vez, no dudo que caiga en sus redes otra vez, porque me resulta adictivo. Creo que ya experimenté suficiente la app, me la he pasado bien, las historias que me deja son buenas y malas, recomiendo la app, ¡sé que se llevarán sorpresas!, desde que quizás encuentren a su otra mitad, como a su compañerito de la primaria, sus vecinos, amigos, conocidos, a sus respectivos novios (que espero no), pero segura estoy que muchos somos sumamente débiles a esta app.

 

Las 3 reglas de oro en Tinder de Fernanda Pérez

1.- Es muy poco probable que encuentres el amor en Tinder. En caso de que lo hagas, eres una excepción, así que siempre ten bien planteado este punto.

2.- Debes tener mente muy abierta, así como puedes encontrar un encanto, también puedes encontrar lo contrario.

3.- Protege a capa y espada tus datos personales. Las citas siempre son en lugares públicos, y si no  puedes correr en tacones, ¡evítalos! Nunca se sabe 😉

Y como un consejo extra, siempre sean ustedes mismas, he escuchado bastantes historias en las que ellos se quejan de que la niña cero se parecía a su foto de perfil o resultó ser todo lo contrario a lo que relataba. Algunas sólo buscan dinero y/o sexo, nada como plantear desde el principio que buscan y cómo son.

 

Crónicas de Tinder. Capítulo 1 «Mr. Fodongo»

Por Artur.

Introducción

Febrero es el mes del amor y la amistad, pero seamos honestos, celebramos más el amor que la amistad el día 14 (sino pregúntenle a las parejitas que seguramente ya tienen reservación para cenar en algún restaurante). Gracias a la tecnología existe una app muy famosa llamada Tinder, en la cual se puede conocer (dependiendo de lo que estés buscando) a esa media naranja o a ese/esa one night stand. A partir de hoy subiré cada lunes de este mes una crónica de Tinder, las cuales están basadas en las anécdotas que me contaron 5 personas de diferentes edades que han utilizado la app y que buscaban el amor verdadero. A algunas de esas personas les fue muy bien y a otras no tanto. Espero que disfruten mucho estas crónicas y crean en el amor, no como mi amigo Jonathan que siempre me repite que el amor es un producto de la publicidad y mercadotecnia. Por cierto, los nombres de las personas involucradas fueron cambiados, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia o significa que eres tú quien sale en la historia. Al final de cada crónica hay 3 reglas de oro en Tinder que me compartieron mis conocidos. ¡En sus marcas, listos, match!

Si quiere saber más sobre la app Tinder, da clic aquí

CAPÍTULO 1. «MR. FODONGO»

Nombre: Violeta Carrasco

Edad: 29 años

Un día mi mejor amiga me dijo que abriera Tinder y yo le contesté que no tenía tiempo de andar haciendo esas tonterías. Total, un día lo hice y empecé a ver que había todo tipo de chavitos. Tu pones el rango de edades y la distancia, entonces pues a mi me aparecían en mi entorno que es la Colonia del Valle y la Narvarte, ya por muy lejos el centro. Comencé a platicar con varios con los que había hecho match y uno de ellos que estaba guapetón y se llamaba Pedro me empezó a platicar que tenía una perrita llamada Matilda (como la de la película de la niña que mueve cosas) y le ponía moñotes. Todo estaba muy padre hasta que me pidió que si le podía mandar fotos donde saliera más encueradita, fue ahí donde decidí alejarme de él porque eso ya no me latió.

Después comencé a platicar con uno llamado Hansel, que me empezó a llamar la atención, me hacía reír y eso a mi es algo que me agrada de los hombres. Un día me pidió mi teléfono para mejor platicar por whatsapp y se lo di, entonces todos los días platicabamos por whatsapp y a veces nos hablabamos por teléfono para saber cómo estabamos o cómo nos había ido en el día. También nos mandabamos fotos, pero había algo que no me latía de sus fotos, pensaba que algo raro tenía y no me latía al 100%. La cosa es que después de un mes me dijo que deseaba que nos conocieramos en persona y yo pensé que ya era tiempo y se me hizo fácil y le dije «bueno, vamos a vernos».

Nos citamos para vernos un día festivo que yo no trabajé y la verdad me sentía como escuincla de secundaria como de «¡ay tengo una cita, que emoción!, entonces medio me arreglé (¡aja!) y nos quedamos de ver cerquitita de mi casa. Yo no quise que pasara por mi porque me daba miedo que supiera donde vivía. Así que lo cité a una cuadra de mi casa sobre Cuauhtémoc, entonces yo iba toda nerviosa, temblando, las manos sudándome, yo como una vil escuincla de secundaria.

Entonces veo varios carros estacionados afuera del metro Eugenia, pero yo no sabía que carro tenía porque no se me había ocurrido preguntarle. De repente me echa las luces un carro y yo de ¡oh my god!, porque el niño traía un Mini Cooper rojo, todo nice, el mejor, bueno, no sé de carros pero supongo que era el mejor. Entonces pensé «un Mini Cooper, vamos por buen camino» (obviamente yo nada interesada jajajaja) y entonces me subo y nos saludamos. Me dijo que me veía muy guapa y que estaba mucho mejor en persona y le agradecí, pero en ese momento pensé «algo raro tiene este» (o sea medio fodongón). Iba con una playera playera gris asquerosa, fodonga, deslavada, pero traía figuritas y yo no lograba identificarlas.

Decidimos ir a Plaza Universidad y cuando nos bajamos del carro se da cuenta que se le había olvidado su sudadera, entonces la saca y voy viendo la sudadera más vieja, aguada, torcida, descolorida, ugh ¡horrible! Y yo así de ¡noooooooooooo! Y en ese momento por fin me doy cuenta que su playera tenía un estampado de una banda de rock metal horrible y todo su look era fodongo, llevaba unos pantalones de mezclilla aguados y unos tenis ¡ugh! Y en ese momento pensé «¿qué hago aquí?». La verdad el chavo estaba un poco chonchito, o sea no me fijo en eso, pero él que estaba vistiendo de esa manera, hacía que se viera más gordo fodongo.

Entonces nos metimos a la plaza e íbamos subiendo las escaleras y hubo un momento en el que me quiso agarrar la mano y yo de «¡nooooooo por favor, ¿qué le pasa a este?!». Claro que yo iba volteando para todos lados porque me daba una pena que me viera algún conocido con él. Total que fuimos a comer algo a la zona de fast food y me seguía haciendo reír, pero ya no era la misma chispa porque ya no me gustaba fisicamente y yo me sentía muy mal porque pensaba «que mal porque es un chavo muy educado, de familia, trabajador, independiente, pero su físico no me gusta».

Decidimos entrar al cine a ver La Cumbre Escarlata y él se compró una palomitas grandes. Ya en la película yo veía como se las estaba comiendo y era de esas personas que llenan el puño y se lo tragan todo como si no hubiera un mañana, mal plan. Yo ya me quería ir a mi casa y decirle «ya no quiero salir más contigo». Cuando nos despedimos me preguntó que cuándo nos íbamos a volver a ver para salir y yo por dentro de que «nunca», pero le contesté que mejor nos escribíamos. Intentó besarme, pero yo me alejé, por supuesto. Me fui muy triste a mi casa y me di cuenta que no soy una mujer interesada porque él es el administrador del negocio familiar y le va bien, pero no porque le va bien significa que debe haber algo y aparte no me gustó fisicamente.

Luego se dio un cambio laboral para mi y me tuve que mudar a Cuernavaca. Me preguntó que a dónde me había ido, pero no le dije la verdad y le inventé que me había ido a un estado muy lejos porque era capaz de visitarme en Cuernavaca al estar tan cerca del D.F. Ya estando en la nueva ciudad me seguía escribiendo y yo le decía que estaba muy ocupada o en la loquera, la verdad me salía por la tangente hasta que me dejó de escribir. Me sentí muy mal por no haberle dicho la verdad, pero creo que fue una buena experiencia.

Después seguí buscando niños en Tinder, pero la verdad es que creo que no es mi red social favorita. No ando buscando ese tipo de hombres porque hay de todo. Hay desde los chavitos súper nerds que te platican de sus experimentos o que ellos son los más inteligentes del mundo. Otros que nada más buscan sexo, otros que nada más quieren una noche de copas. Entonces la verdad decidí cerrar Tinder el primero de enero del 2016 a las 12:15 de la madrugada y pues ya, me quedo con esa experiencia. Para mi en lo particular, fue una buena experiencia porque igual conoces chavitos, te atacas de la risa, pero bueno, ya no abriré más Tinder. Ya me da mucha flojera andar viendo de que si, no, si, no.

Las 3 reglas de oro en Tinder de Violeta Carrasco

1.- No creas que vas a encontrar al amor de tu vida en Tinder.

2.- Tienes que ser muy abierto/a en el sentido de las propuestas.

3.- Sé tu mismo/a. No tienes que tratar de ser alguien que no eres para impresionar a la otra persona. Los chavos con los que platiqué me contaron que varias de las chavas con las que habían salido les mentían.

A %d blogueros les gusta esto: